Personalidades

Carlos Rafaél Rodríguez

Nació en Cienfuegos, Las Villas el 23 de mayo de 1913 y murió el 8 de diciembre de 1997. Desde muy joven combatió al tirano Gerardo Machado como dirigente del Directorio Estudiantil y director de la revista juventud (1931), hasta que en 1933 tras la caída del régimen fue designado alcalde de Cienfuegos.

Fue fundador del grupo literario Ariel y de la revista Segur en 1934) y en este mismo año ingresa en la Escuela de Derecho de la Universidad de la Habana en la que se graduó de Doctor en Derecho Civil y en Ciencias Política, Social y Económica para 1939.

Durante sus años de estudiante fue dirigente del Comité de Huelga Universitaria, del Comité Estudiantil Universitario, subdirector del seminario Resumen, miembro del consejo de dirección de la Revista Universidad de la Habana y cofundador de la revista Mediodía. En las filas del Partido Socialista Popular, fue uno de sus más lúcidos y esclarecidos dirigentes Junto a Juan Marinello y Ángel Augier, funda la Editorial Páginas, ganando en 1938 el Premio Nacional “González Lanuza” y el Premio Nacional de Periodismo.

Un año después ingresaría al Comité Nacional del Partido Unión Revolucionaria Comunista y Dirige Dialéctica (1942), revista de teoría marxista. Posteriormente pasa a ocupar un cargo directivo en la Sociedad Cubana de Estudios Históricos Internacionales y es tesorero de la Sociedad Cubana de Prensa y de la Sociedad Interamericana de Prensa.

Como miembro del Buró Ejecutivo Supremo del Partido Socialista Popular se incorporó a la lucha insurreccional de la Sierra Maestra y luego del triunfo de la revolución fue director de Noticias de Hoy (1959-1962), profesor de la Universidad de la Habana y director de la Escuela de Economía; además de Ministro-Presidente del Instituto Nacional de Reforma Agraria, INRA, dirigente nacional de las Organizaciones Revolucionarias Integradas, ORI y del Partido Unido de la Revolución Socialista, PURS. Por otra parte fue miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Presidente de la Comisión Nacional de Colaboración Económica y Científico técnico y Vice-Primer Ministro del Gobierno Revolucionario Cubano.

Participó en congresos internacionales y delegaciones comerciales. Es autor de diversos trabajos como El movimiento reformista y José Manuel Mestre y La filosofía en la Habana, además de ser coautor de la Carta a los intelectuales y artistas. También hizo el prólogo del texto El ala Izquierda Estudiantil y su época de Ladislao González Carvajal.

Aracelio Iglesias

Nació el 22 de junio de 1901, en Consolación del Sur provincia de Pinar del Río. Queda huérfano de padre y madre a los 13 años, trasladándose a La Habana. Fija su residencia en Regla y comienza a trabajar como bracero en los muelles. Es aquí donde comienza a forjarse como revolucionario al estar en contacto con las duras condiciones de vida y trabajo del sector obrero, hasta que en 1931 se integra al Partido Comunista de Cuba.

Al declararse la huelga de 1933 contra la tiranía machadista, Aracelio fue uno de sus organizadores en el sector portuario y, luego, tras la caída del dictador se dedica a ampliar las filas del partido en los muelles Por su talla de dirigente proletario fue hecho prisionero, por tres años, en la prisión de Isla de Pinos, lo cual no impidió que al salir en libertad reanudara su quehacer revolucionario. Entre sus acciones en aquellos años se destacó su enfrentamiento con las empresas yanquis Flota Balines y Ward Line, además de encauzar la protesta de los obreros contra el Plan Trimestral.

En 1938 asume el cargo de financiero del Sindicato de Estibadores y Jornaleros del Puerto de La Habana. Un año después es electo Secretario General. Durante su liderazgo se logró implantar la lista rotativa en el puerto lo cual daba oportunidad de trabajo para todos los estibadores, al declararse la rada de La Habana como puerto único, durante le Segunda Guerra Mundial, se alcanza el establecimiento del subsidio por paro portuario, protegiendo de esta forma a los obreros del interior del país y cuando se introducen en el puerto, los ferries y seatrains, innovación que significaba reducción de la fuerza de trabajo, Aracelio consigue que se apruebe una reglamentación que establezca una proporción entre la carga, el número de trabajadores necesarios y los jornales, para evitar el despido masivo.

Además en este período se incrementan los salarios, el pago del descanso retribuido y la semana de 44 horas con pago de 48. Fue entonces catalogado por la prensa yanqui, como el Zar Rojo del Puerto de La Habana. Por ello, con órdenes directas desde los EU, el gobierno de Prío Socarás ordena su asesinato y cae abatido por balas asesinas, el 17 de octubre de 1948 en la sede del Sindicato de Obreros Portuarios

Francisco Wilfredo Calderío (Blas Roca)

Francisco Wilfredo Calderío (Blas Roca) nace en Manzanillo, actual provincia de Granma, el 24 de julio, en el seno de una familia humilde, donde se respira un ambiente patriótico y revolucionario. Con una educación casi autodidacta, pues solo pudo cursar hasta el cuarto grado de la enseñanza primaria, leyó y se puso en contacto con innumerables textos de contenido social progresista.

Blas Roca llegó a ser una de las figuras más relevantes del movimiento obrero y comunista cubano y latinoamericano, dedicando toda su vida a la causa de los humildes.

En 1929 ocupa la secretaria general del Partido Comunista y de la Federación Obrera en Manzanillo; dos años más tarde, elegido miembro del Comité Central del Partido Comunista y en 1933 es incorporado al Buró Político del partido, del cual meses después es elegido secretario general.

La originalidad en su pensamiento, el actuar según las necesidades del momento histórico, el esquivar los dogmas, su modestia, sencillez y fervor revolucionario, le ganaron el respeto y la admiración del pueblo.

Su claridad teórica le permitió ver la unidad entre la lucha nacional y la lucha de clases, y adoptar una postura de rechazo ante actitudes de sectarismo de izquierda. Todas estas características lo convierten en miembro de la dirección de la Revolución Cubana hasta su muerte, el 27 de abril de 1987, perdiendo así el pueblo y la revolución a uno de sus más leales y combativos hijos.

Juan Marinello

Ejemplo de intelectual revolucionario, nacido en Jicotea, antigua provincia de Las Villas, su obra humana marca un hito importante dentro de la literatura latinoamericana y el compromiso con el destino de sus pueblos. Su extensa obra se pasea entre ensayos, artículos, crónicas periodísticas, poemas y más de veinte libros con temas variados de la cultura cubana y universal.

En su creación literaria se manifiestan sus concepciones marxista-leninistas y contribuye decisivamente a poner en claro el pensamiento literario, revolucionario y antiimperialista de José Martí. Su actuar no solo se limita al ámbito intelectual, pues su quehacer está estrechamente vinculado a la situación política de su época, formando parte de la vanguardia revolucionaria que emerge a la vida publica entre 1920 y 1930, siendo un ejemplo de intelectual integral que alterna su ejercicio creador con el magisterio.

Al estar dentro del Grupo Minorista se pronuncia por la renovación de la cultura cubana, la reforma de la enseñanza pública, la unidad latinoamericana, la independencia económica de Cuba y contra el imperialismo yanqui. Además colabora con diversas publicaciones de proyecciones progresistas que se suceden entre 1920 y 1930, así como en la fundación de la Confederación Nacional Obrera y el primer Partido Comunista de Cuba.

La Revista de Avance editada en 1927 es un de las instituciones y publicaciones culturales y políticas que funda y dirige Marinello. El ejemplo de su pensamiento, su conducta, su decidida actitud antiimperialista, su defensa al socialismo, la paz y la unidad de los pueblos y su obra escrita, lo ubican entre las personalidades más eminentes de nuestro país e Hispanoamérica.

Lázaro Peña

Lázaro Peña nació el 29 de mayo de 1911 en la Habana, huérfano de padre a los 10 años tiene que buscar un oficio para ayudar a su madre con el sustento de su humilde familia, por lo que solo puede asistir dos años a la escuela pública.

Desde sus comienzos como trabajador se integra a las protestas obreras contra los bajos salarios y el maltrato. Tanto que a finales de 1929 se incorpora a las filas del clandestino Partido Comunista, participando activamente en la organización de los trabajadores para luchar contra el machadato.

Sus acciones se inician pintando lemas antiimperialistas y antimachadistas, distribuyendo manifiestos y proclamas. La intensa labor revolucionaria desarrollada por este lo llevan a ser elegido secretario general del Comité Seccional de Luyanó. Por otra parte participa en la segunda Conferencia Nacional Azucarera y recorre las regiones cañeras del país organizando a los trabajadores y estableciendo vínculos estrechos con la población.

Al celebrarse en 1934 el segundo Congreso del Partido Comunista, es elegido miembro del Comité Central. Su batallar es infatigable en las defensa del proletariado por la reivindicación económica y social, tanto es así que en 1934 es promovido al cargo de secretario general del Sindicato de Tabaqueros y es designado miembro del comité ejecutivo de la Confederación Nacional Obrera de Cuba que para 1935 pasa a dirigir.

Sería su guía certera, en la unidad y reconstrucción del movimiento sindical quien reorganizaría y haría crecer las filas del proletariado cubano, todos estos esfuerzos tienen sus frutos con la celebración del Congreso Constituyente de la CTC en 1939 y en enero de este mismo año el día 28 se celebra el primer Congreso Nacional, que deja fundada la Confederación de Trabajadores de Cuba, de la cual Lázaro Peña pasaría a ser su secretario general.

Otro aporte importante en la vida de este gran hombre fue el fundar la Confederación de Trabajadores de América Latina, con sede en México. En 1945 al constituirse la Federación Sindical Mundial está entre los fundadores y desde entonces ocupa cargo en ella como miembro del comité ejecutivo al ser elegido secretario y vicepresidente.

Al triunfar la revolución el primero de enero de 1959, la CTC resurgida y pujante lo elige nuevamente como su secretario general; desde donde estuvo siempre apoyando con su experiencia como dirigente de las masas populares, al desarrollo económico y social del país en la construcción de nuestra revolución socialista. Por sus meritos y trayectoria en el seno del movimiento sindical y la lucha por la liberación definitiva de nuestro pueblo, es incorporado en octubre de 1965 a las filas del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. Y

a enfermo de una grave dolencia, se convocó el IIIX Congreso Nacional Obrero del cual no pudo ver la aplicación de sus acuerdos pues murió antes el 11 de mayo de 1974, pero su ejemplo, ideas y experiencias quedaron grabadas en la mente de los compañeros del Comité Nacional de la CTC , como guía para llevar acabo las tareas de las masas y del movimiento obrero en la construcción del socialismo.