La Protesta de Baraguá: la búsqueda de la independencia

A 143 años de ocurrida la Protesta de Baraguá, esta sigue siendo uno de los hechos más referidos de la historia de Cuba. ¿Qué llevó a aquel grupo de mambises orientales a radicalizarse cuando en la mayor parte de la Isla las fuerzas insurrectas habían pactado con las autoridades españolas? ¿Qué lecciones pueden extraerse en la actualidad de la postura planteada por Antonio Maceo y sus seguidores? El máster Luis Fidel Acosta Machado, profesor de la Facultad de Filosofía, Historia y Sociología de la Universidad de La Habana, responde a estas y otras interrogantes.

¿Cuál es el contexto de la lucha por la independencia en Cuba cuando se produce la Protesta de Baraguá?

Una situación muy difícil por la que está atravesando la guerra. A finales de 1877 e inicios de 1878 puede notarse en algunas regiones cierto nivel de desaliento y cansancio, debido a una serie de causas: los casi 10 años de guerra, la falta de ayuda del exterior, la escasez de armas, pertrechos y medicinas; y la llegada de Arsenio Martínez Campos, que realizaría acciones para derrotar a las tropas cubanas y trabajaría en las cuestiones ideológicas, en las cuestiones que dividen a esas fuerzas.

Después del Zanjón la guerra está acabada prácticamente en la Isla. ¿Quiénes son los patriotas que llegan a la Protesta de Baraguá?

En Baraguá tenemos fundamentalmente a las fuerzas que luchan en la zona sur de Oriente, hombres situados en torno a Antonio Maceo: su hermano José, Flor Crombet, Guillermón Moncada, Mayía Rodríguez. Son los sectores más humildes de la sociedad. No provienen del sector terrateniente y, poco a poco, escalaron, a partir de heroísmo y desempeño en la guerra, a puestos importantes dentro del Ejército Libertador. Provienen, en gran medida, de la campaña invasora a Guantánamo en 1871, o sea, son figuras que van a crecer, al menos durante un periodo importante de su desarrollo en la guerra, bajo la influencia de Máximo Gómez.

También va a haber dos figuras que pertenecen al sector terrateniente iniciador de la guerra: Manuel de Jesús “Titá” Calvar y Vicente García. Es importante decir que Vicente no estaba dentro de los protestantes específicamente en Baraguá, sino que se mantuvo con sus fuerzas protegiendo para cualquier cuestión que pudiera darse con las tropas españolas.

¿Cuáles son las condiciones objetivas por las que se produce la Protesta de Baraguá? ¿Qué razones inmediatas la justifican?

Una de las cuestiones fundamentales por las cuales Maceo protesta es por sus propias cualidades de líder y su postura intransigente. También existen cuestiones objetivas. En la zona donde opera Maceo no hay desaliento ni  desunión; es una fuerza cohesionada desde el punto de vista militar y socioclasista.

Protesta de Baragua

Por otra parte, Maceo está obteniendo los mayores logros de toda su carrera militar en la Guerra de los Diez Años. Ha destruido completamente el batallón de San Quintín (fuerza élite española). No se logra explicar por qué se está pactando una paz sin independencia con España. Decide protestar y no aceptar las bases del Pacto del Zanjón.

A la Protesta de Baraguá le siguen de forma inmediata la conformación de un nuevo gobierno en armas y la redacción de una constitución. ¿Cuáles son sus valores principales?

La constitución de Baraguá no se refiere mucho en la literatura. Generalmente se habla de Guáimaro, pero no hay que olvidar que la Guerra de los Diez Años cierra con una constitución y un gobierno provisional. Gobierno que tiene dos características fundamentales: pequeño ─un presidente y cuatro secretarios─ e integrado por militares. Todas sus figuras son militares, desde el mayor general Titá Calvar, su presidente, hasta el resto de los secretarios. Esto es interesante porque es la idea con que Maceo termina la guerra y explica por qué en la Guerra del 95, en la Mejorana, defiende la idea de un gobierno de militares con mando.

En el 2000 Fidel Castro convoca al pueblo de Cuba a hacer el juramento que se conoce como Juramento de Baraguá. ¿Cuál es la trascendencia histórica de la Protesta de Baraguá? Cómo darle valor en nuestros días a un hecho que ocurrió en el siglo XIX?

Hay tres elementos fundamentalesPrimero que todo, no aceptar el olvido de lo pasado. El cubano no puede, bajo ninguna circunstancia, olvidar su historia, su pasado, su tradición. Se puede marchar al futuro bajo nuevas condiciones, características e ideas, pero siempre teniendo bajo el brazo o en la mochila ese pasado glorioso, también triste y luctuoso, que tiene el pueblo cubano, pero, sobre todo, de gloria e intransigencia. O sea, nunca aceptar una propuesta, venga de donde venga, de olvido de lo pasado. El pasado cubano es demasiado grande como para olvidarlo.

La protesta de Baraguá

En segundo lugar, la cuestión de la intransigencia y la radicalidad revolucionarias; la capacidad del pueblo cubano para sobreponerse a todas las adversidades y no rendirse. Siempre luchar y salir adelante. En Baraguá, dadas las condiciones en que se encontraba la guerra, Maceo estaba luchando, digamos una frase coloquial, él solo contra el mundo. Sin embargo, decidió pararse firme y avanzar.

Y un tercer elemento: la búsqueda incesante de la independencia y la libertad de Cuba. Búsqueda durante el siglo XIX y buena parte del siglo XX, y cuando se logra en 1959, su defensa. O sea, la búsqueda y defensa de la independencia de la nación por encima de cualquier condicionamiento o circunstancia, incluso por encima de la vida propia.