Solo la ciencia y la innovación nos permitirán tener la empresa estatal emprendedora que necesitamos

René Tamayo León
Presidencia
El empleo de la consultoría organizacional para que las entidades productivas de bienes y servicios obtengan resultados exitosos, ocupó la reunión de julio del Presidente de la República con representantes del sistema empresarial estatal. Junto al Primer Secretario del Comité Central del Partido, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, participaron los miembros del Buró Político, Manuel Marrero Cruz, Primer Ministro, y Salvador Valdés Mesa, Vicepresidente de la República.

Una de las mejores inversiones que pueden hacer las empresas en las condiciones actuales del país, es en consultoría organizacional y en ciencia e innovación, señaló el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante el encuentro de este mes con representantes del sistema empresarial estatal.

La consultoría organizacional y experiencias para fortalecer la empresa estatal socialista, ocupó la reunión, a la que asistieron los miembros del Buró Político, Manuel Marrero Cruz, Primer Ministro, y Salvador Valdés Mesa, Vicepresidente de la República.

En el intercambio, que fue moderado por el vicepremier y titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, el profesor Carlos Cristóbal Martínez Martínez, de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas (UCLV), subrayó que la consultoría es en la actualidad fundamental para la solución de problemas gerenciales y empresariales.

La consultoría —significó el científico— es un servicio de asesoramiento profesional independiente que ayuda al dirigente y a la empresa a alcanzar los objetivos y fines de la organización, por lo que la formación y desarrollo de cuadros y sus reservas debe incorporar conocimientos sobre esta especialidad. 

El acceso a este tipo de entidades especializadas les permite, además, descubrir y evaluar nuevas oportunidades, mejorar el aprendizaje, y poner en práctica los cambios que necesitan. Sin embargo —acotó—,todavía no se manifiesta la correspondiente demanda del sector empresarial a esta área del conocimiento.

La aseveración del profesor de la UCLV fue compartida por Díaz-Canel, que reiteró al empresariado estatal la necesidad de un mayor aprovechamiento de la riqueza intangible, de conocimientos, que poseen nuestras universidades y centros de investigación.

En el encuentro directivos de tres entidades (la Empresa Avícola de Santa Clara, la Unidad Empresarial de Base Porcino de Placetas y la Empresa Propaganda y Eventos del Comité Central de PCC),expusieron los exitosos resultados que han conseguido con la contratación de servicios a empresas consultoras y la aplicación de varios logros de diferentes centros de investigación.

Un ejemplo más que evidente fue el de la Empresa Avícola, que a través de la incorporación de las recomendaciones de una consultoría jurídica y la aplicación de la ciencia y la innovación ha podido ingresar unos 200 000 pesos, en moneda libremente convertible (MLC), para la recapitalización de la entidad, tanto en lo material como en lo gerencial.

No obstante, apostilló por su parte el viceprimer ministro Gil Fernández, estas y otras entidades que se han agenciado resultados similares, «son la excepción, no la norma». Todavía —dijo— no se asimilado por todos que la ciencia y la innovación es lo que nos permitirá tener la empresa estatal emprendedora que necesitamos.

La certeza del titular de Economía y Planificación fue confirmada por directivas y directivos de varias consultoras, cuyas ofertas aún son poco demandadas por el sistema empresarial estatal, aunque, coincidieron, ellos también deben ser más proactivos y no esperar porque las empresas vayan a buscarlas.

Como parte del esfuerzo de la dirección del país por potenciar el más amplio uso del conocimiento en el sistema empresarial, el Primer Secretario del Comité Central del Partido, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, explicó que quisieron que la reunión de este mes con los directivos estatales no se enfocara en las problemáticas del sector, sino que sirviera para acercarlos a metodologías y socializar este tipo de buenas prácticas.

Son conceptos, abundó, que forman parte del Sistema de Gestión de Gobierno basado en Ciencia e Innovación que estamos impulsando, y constituyen experiencias que dan resultados, pero aún no se logran generalizar, porque en muchas empresas «se sigue haciendo más de lo mismo».

El país —dijo— necesita de una cultura empresarial que nos lleve a otro momento, y para alcanzarla es imprescindible una mayor interconexión entre el sector del conocimiento y el sector productivo de bienes y servicios; así como que las empresas incentiven maestrías y doctorados entre sus especialistas, única manera de garantizar que en ellas se haga ciencia e innovación.

La promoción de doctorados entre sus trabajadoras y trabajadores —añadió Díaz-Canel—, las empresas tienen que asumirlo como una inversión, no como un gasto, especialmente para los jóvenes, con énfasis en los graduados con Título de Oro, que tienen que ser un potencial humano bien identificado y bien utilizado.

A la reunión de este mes entre el Presidente de la República y representantes del sistema empresarial estatal, asistieron, el miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Joel Queipo Ruiz, jefe del Departamento Económico Productivo; los viceprimeros ministros Inés María Chapman Waugh, Jorge Luis Tapia Fonseca y Jorge Luis Perdomo Di-Lella, además de jefas y jefes de carteras y otros invitados.