Llegar al fondo de las cifras

Alina Perera Robbio
Presidencia
Ante la epidemia del nuevo coronavirus, la cual cobra vidas de manera incesante, ningún análisis que busque soluciones estará de más. Así trascendió este martes, desde el Palacio de la Revolución, durante la reunión del Grupo de Trabajo Temporal del Gobierno para el enfrentamiento a la COVID-19, la cual estuvo encabezada por el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Cuba sigue auscultando su situación epidemiológica ante la presencia de la COVID-19. Los análisis son diarios y abarcan múltiples indicadores. Ningún esfuerzo, a pesar de que los expertos buscan el detalle, debe llevar a la conformidad, porque la epidemia cobra vidas. Es por eso que hasta para mirar las cifras hay que ser audaz y buscar todas las combinaciones posibles en el momento de hacer lecturas y tomar decisiones.

Sobre este último concepto el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, compartió este martes su certeza de que la estadística no es algo frío, de tal manera que ante ella hay que sacar relaciones para todo tipo de estudios, porque ese es el camino, dijo el Jefe de Estado, que nos dará definiciones sobre dónde están los problemas.

Tal reflexión tuvo lugar durante la reunión del Grupo de Trabajo Temporal del Gobierno para el enfrentamiento a la COVID-19, jornada que también estuvo presidida por el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, y en la cual —a través de videoconferencia que permitió el intercambio con las autoridades de cada provincia y del municipio especial Isla de la Juventud— se pasó revista, junto al comportamiento de la epidemia, a la disponibilidad del oxígeno medicinal en cada territorio, así como a la situación electroenergética.

El Director Nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap), Dr. Francisco Durán García, tuvo a su cargo explicar datos de interés sobre la transmisión de la epidemia a lo largo de la Isla. Ya se reportan a nivel nacional, según dijo el experto, más de 761 mil casos confirmados a la COVID-19.

En los últimos quince días —apuntó— han sido diagnosticadas 114 315 personas como positivas a la enfermedad, para una tasa de incidencia de transmisión de 1 021,9 por cada 100 mil habitantes. Las provincias que en tal sentido mantienen el indicador más elevado son Pinar del Río, Sancti Spíritus, Cienfuegos, Mayabeque, Atermisa, y Las Tunas.

El país acumula, según afirmó el Director Nacional de Epidemiología del Minsap, 6 449 fallecidos por causa del nuevo coronavirus, lo cual representa una letalidad del 0,85 por ciento, inferior en 1,21 por ciento con respecto al mundo; y en 1,63 con respecto a la región de las Américas.

De igual manera, en voz del doctor Durán, fueron actualizados los números referentes al proceso de vacunación en el país: según cifras recogidas hasta este 12 de septiembre, de la población total de Cuba, quienes han recibido una primera dosis representan el 62,9 por ciento; los que han llegado a la segunda son el 46,3 por ciento; y con una tercera, ya son un 38,5 por ciento.

Aunque en algunos territorios la situación tiende al control paulatino de la epidemia, en otros las cifras de transmisión todavía son altas; y como el mayor costo de que la enfermedad se expanda es la pérdida de vidas, el país no deja de estar tenso en una batalla que mueve, como en la guerra, múltiples fuerzas. Incluso llegando al fondo de las cifras, habrá un umbral que vale la pena atender todo el tiempo y en el cual también se decide nuestra suerte: el de la responsabilidad de cada uno de nosotros.