FRELIMO: 60 años de compromiso con la unidad, la paz y el bienestar del pueblo de Mozambique

Daina Caballero Trujillo
PCC
Dialogamos con el Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República de Mozambique en Cuba, Eliseu Joaquím Machava a propósito de celebrarse este 25 de junio, el aniversario 60 de la fundación de la organización política africana.  

“Si se habla de Mozambique y Cuba, se tiene que hablar de hermandad, solidaridad y cooperación, de la amistad entre el Comandante Fidel y el presidente africano Samora Machel. Si se habla del Frente para la Liberación de Mozambique (FRELIMO) y del Partido Comunista de Cuba (PCC) se debe hablar de lucha contra el colonialismo, de reivindicación de los principios de unidad y soberanía para sus pueblos, de resistencia”.

Así inició sus palabras el Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República de Mozambique en Cuba, Eliseu Joaquím Machava, en entrevista exclusiva para PCC.CU, a propósito de celebrarse este 25 de junio el aniversario 60 de la fundación de la organización política africana.  

En el encuentro se recordó que las relaciones entre ambas naciones y partidos se extienden a lo largo de la historia de sus pueblos, asumiendo vínculos e intereses, tanto culturales como políticos. Ha sido esa amistad un justo reconocimiento hacia el papel de muchos africanos en nuestras luchas y hacia tantos cubanos en la batalla de esos pueblos hermanos  contra el colonialismo.

Machava manifestó al pueblo, al Partido y al Gobierno cubanos el profundo agradecimiento por su solidaridad. “Es difícil poner un límite de tiempo o espacio en nuestra relación, como Mozambique, como África y como partidos progresistas”, expresó.

 “Cuba ha demostrado desde el comienzo que es capaz de ser solidaria de forma desinteresada, es baluarte en el respeto a los derechos humanos y a la autodeterminación de las naciones, es por eso que la cooperación de nuestro país con la Isla se remonta a muchos años atrás, desde que nos fueron tendidas las manos para la formación de jóvenes mozambicanos”, agregó.

En 1977 llegaron a la Isla de la Juventud para estudiar, el primer grupo de jóvenes provenientes del país africano, lo que “contribuyó en gran medida al desarrollo educacional en mi país, que posibilitó librar una fuerte campaña contra el analfabetismo”.

“Desde entonces mantenemos un programa conjunto de formación donde regularmente se gradúan estudiantes de nuestro país en distintas áreas de la enseñanza, sobre todo la salud, y que luego refuerzan con sus conocimientos, y lo aprendido en el país caribeño, nuestro sistema social y promueven el desarrollo del país”, señala.

Precisó, además, que en 2019 llegó a Mozambique una brigada médica, que en un hospital de campaña atendió a los damnificados del ciclón Idai, que provocó la muerte de más de 590 personas y daños materiales incalculables en el país. Fueron más de 140 médicos cubanos, que solo en la primera semana atendieron a  más de 3 mil personas, “otra clara demostración de que Cuba está con Mozambique y viceversa”.

“Para nosotros es muy importante el desarrollo y la consolidación de las relaciones de cooperación sobre todo en esferas como salud y educación, la ciencia y la innovación, la defensa y seguridad y también en el ámbito político. Desde Mozambique, nuestro presidente ha destacado la importancia de que también se estimule la colaboración en el turismo y la agricultura con Cuba”, refiere el diplomático.

Mirar al pasado para comprender el presente y proyectar correctamente el futuro

Al rememorar los inicios del Frente para la Liberación de Mozambique, Eliseu Joaquím Machava  detalla que este fue resultado de la lucha por la libertad y la creación de las condiciones de vida de un pueblo que durante 500 años estuvo colonizado.

La búsqueda de la independencia, la necesaria formación de la unidad nacional y la concreción de la paz en el país fueron abonando el camino durante un largo proceso donde el partido consigue sentar las bases, los fundamentos políticos e ideológicos que constituyen hoy su esencia de trabajo y su proyección a lo interno del país y hacia el exterior.

Con el triunfo del proceso revolucionario en Mozambique y la expulsión de los colonialistas, se inició un profundo escenario de transformaciones sociales, económicas y políticas para erradicar las secuelas de la corrupción, la miseria, el oscurantismo, el analfabetismo y demás males heredados de siglos de opresión.

“Hoy, luchamos para fortalecer nuestro partido, para que logre desempeñar de manera más efectiva su papel guía en la dirección del país y de la sociedad”, reflexiona.

Actualmente se organiza el X Congreso de la organización, que tendrá lugar entre los días 23 al 28 de septiembre y tiene como lema 60 años de FRELIMO, consolidando la unidad nacional, promoviendo la paz y desarrollando Mozambique. “Estas tres ideas conducirán los debates que suscitará el Congreso en pos de mejorar la labor que realizamos y sobre todo encaminar ese trabajo hacia las necesidades de nuestro pueblo, con el fin de seguir elevando la democracia. Contaremos con otros partidos  amigos como invitados y Cuba y el PCC ya tienen su espacio allí”.

A 60 años de su fundación, el FRELIMO enaltece los mismos principios, fundamentos y objetivos de sus inicios, pero  atemperados con las nuevas realidades del mundo, aunque muchos son los desafíos: “dirigir mejor la sociedad, planificar de manera más eficiente la explotación sustentable de nuestros recursos naturales y saber cómo utilizarlos más idóneamente en el propio beneficio de la población, así como, cómo seguir consolidando la unidad, la paz y el desarrollo del país”.

La historia de FRELIMO es la historia de Mozambique, un movimiento de liberación nacional que se convierte en partido político y que nunca ha perdido la cercanía con la gente, con sus raíces.

Así lo resume su representante en Cuba: “Decimos en mi país que FRELIMO mira al pasado para comprender mejor el presente y proyectar correctamente el futuro, aunque con muchos retos aún, tenemos un partido del pueblo y para el pueblo. Ahí radica la mayor afinidad con el Partido Comunista de Cuba, su deber ser es el pueblo”.

Frente de Liberación de Mozambique