El Partido Comunista de Sudáfrica en su Centenario

Julio César Sánchez Martínez
PCC
En 1990, como parte del desmontaje del apartheid, el ANC y el PCSA fueron legalizados, iniciándose su reinserción en el difícil proceso de construcción de una Sudáfrica democrática.

El 30 de julio de 2021, el Partido Comunista de Sudáfrica (PCSA) arriba a su Centenario, en un país liberado de la segregación racial por la heroica lucha de su pueblo, y en la cual los comunistas ocuparon posiciones de vanguardia.

La fundación del PCSA, en la ciudad de Cape Town, tuvo como contexto el auge de las fuerzas revolucionarias a escala internacional, tras el triunfo de la Revolución Socialista en Rusia, y los esfuerzos de su líder, Vladimir Ilich Lenin, de agrupar a las fuerzas de la izquierda antimperialista en la Tercera Internacional.

Sus fundadores, entre los que destacan los dirigentes obreros William H. Andrews y Brian Percy Bunting, se propusieron construir una sociedad nueva, en un país colonial, caracterizado además por la imposición de la dominación basada en el color de la piel. En resumen, mientras se construía el partido de los comunistas sudafricanos, también se fortalecía la alianza entre los sectores de la oligarquía blanca racista, en contra de los pueblos africanos originarios.

El PCSA fue un factor importante en la larga lucha contra el régimen del apartheid, establecido en el territorio sudafricano tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. Fue promotor de la integración racial, y estuvo totalmente insertado en la lucha nacional liberadora, cuyos propósitos fueron: la liquidación del colonialismo británico y la eliminación total de la segregación, implementada por el gobierno racista en 1948. En ese sentido, el PCSA, como parte de una coalición de fuerzas progresistas -encabezadas por el Congreso Nacional Africano (ANC)- firmó, en 1955, la “Carta de la Libertad”, donde se diseñó el programa transformador para una Sudáfrica sin dominación racial.

Durante la fase armada de la lucha nacional liberadora, iniciada tras la “masacre de Shaperville”, en marzo de 1960, los comunistas sudafricanos integraron con sentido de unidad y de disciplina, la estructura armada del ANC, conocida con el nombre de “Lanza de la Nación” (en lengua zulu, Umkhonto We Zizwe).

Varios de los compañeros de Nelson Mandela, durante el llamado proceso de Rivonia, y en el cual recibieran duras condenas de cárcel por el legítimo derecho de enfrentar al oprobioso régimen, eran militantes comunistas, e incluso, hecho revelado con posterioridad por el PCSA, el propio Mandela en esos años militó en sus filas.

Los lazos del Partido Comunista de Sudáfrica con Cuba datan de esos años heroicos. Representantes de las fuerzas patrióticas y antirracistas de ese país fueron recibidos en nuestra Patria, donde contaron con una solidaridad multifacética. Líderes comunistas, quienes además eran dirigentes de alto nivel del ANC, como Joe Slovo y Chris Hani, visitaron Cuba y fueron recibidos por la máxima dirección de la Revolución Cubana.

Como expresión de esa solidaridad con los luchadores antirracistas, dentro de los cuales se encontraban los comunistas, en abril de 1989 se desarrolló en Cuba el 7mo. Congreso del PCSA, en el centro recreativo “El Valle”, en la provincia de Matanzas. En dicho lugar se exhibe una tarja conmemorativa, que fue develada por el cro. Jorge Risquet, en representación del PCC, y Jeremy Cronin, en aquellos momentos Vicesecretario General del PCSA, quien viajó a Cuba en el 2008 al frente de una delegación de cuadros partidistas.

Nuestro Comandante en Jefe, Fidel Castro, participó en ese Congreso y, en su mensaje, el líder histórico de la Revolución Cubana pronosticó que sería el último evento partidista que realizarían en la clandestinidad, y fuera de su territorio, pues el régimen racista estaba en vías de descomposición.

En 1990, como parte del desmontaje del apartheid, el ANC y el PCSA fueron legalizados, iniciándose su reinserción en el difícil proceso de construcción de una Sudáfrica democrática.

El PCSA integra la Alianza de gobierno, encabezada por el ANC, y en la cual también participa el Congreso de los Sindicatos de Sudáfrica (COSATU). Desde 1994, cuando asumió bajo la Presidencia de Nelson Mandela el primer gobierno multirracial, hasta la actualidad, los comunistas sudafricanos han impulsado una agenda de transformaciones socio-económicas dirigidas hacia los sectores negros mayoritarios e históricamente desfavorecidos.

Con relación a Cuba, los comunistas sudafricanos se encuentran en la primera fila de la solidaridad, donde se han destacado dentro de la Asociación de Solidaridad con Cuba (FOCUS, por sus siglas en inglés), y en su enérgica condena al bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos. Han reconocido públicamente, el papel desempeñado por los combatientes internacionalistas cubanos en el Sur de Angola, quienes junto a los miembros de las Fuerzas Armadas Populares de Liberación de Angola (FAPLA) -en la decisiva batalla de Cuito Cuanavale- derrotaron a las tropas del apartheid, modificaron la correlación de fuerzas en el Cono Sur del continente africano, e iniciaron el proceso histórico que concluyó con la elección del primer Presidente negro en Sudáfrica, Nelson Mandela.

En su Mensaje por el Centenario han reiterado su condena al bloqueo, y su apoyo a la devolución a Cuba del territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo. Además, repudiaron las agresiones imperialistas estadounidenses en contra de la Revolución Cubana.

Los comunistas sudafricanos recibirán su Centenario enarbolando el lema: “100 años de lucha ininterrumpida. Poner al pueblo antes que las ganancias. El Socialismo es el futuro. Construyámoslo ahora”.