Díaz-Canel: El bienestar del país hay que construirlo entre todos

Yaditza del Sol González
Granma
El Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, afirmó, al intervenir en la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular, que si el municipio se fortalece, se fortalece la provincia y también el país

Tenemos que lograr que la estrategia de desarrollo territorial cuente con un sistema productivo local robusto, y para ello se necesita que el tejido empresarial, ya sea estatal o privado, tribute al municipio, destacó el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al intervenir en la Comisión de Asuntos Económicos, como parte de las actividades previas al Noveno Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Subrayó, al respecto, que no vamos a desarrollar al país aplicando las mismas cosas en todos los lugares, porque cada territorio tiene particularidades que deben ser tomadas en cuenta; lo que hay que lograr es que los municipios con sus facultades, con los límites o potencialidades que le da su autonomía, puedan ir resolviendo un grupo importantes de problemas. Si el municipio se fortalece, se fortalece la provincia y también el país, afirmó.

Asimismo, resaltó la necesidad de ir a un proceso de redimensionamiento empresarial en dos direcciones: subordinación de las empresas para lograr autonomía en los municipios y estructura empresarial, donde es necesario reducir el aparato administrativo y burocrático.

Díaz-Canel también llamó la atención sobre la conformación de las fichas de costos y gastos, la existencia de ineficiencias empresariales que después se respaldan con el Presupuesto del Estado, generándose así afectaciones al gasto social, y el papel que juegan los territorios para actuar en la base y regular efectivamente el tema de los precios abusivos.

Hay entidades, incluidas las estatales, que al producto líder de la empresa le ponen todos los gastos del salario, y cuando se aprovechan mal las oportunidades, aparecen las distorsiones; hay quienes quieren tener utilidades sin hacer más, sin ser eficientes y repartir a toda costa, comentó.

Entonces, al final, -dijo- se perjudica el pueblo con los precios altos y el Presupuesto, ya que la variante es compensar con el Presupuesto esas ineficiencias en la rentabilidad, y se deja de disponer de recursos para los programas sociales, atender mejor a los vulnerables y hacer más transformaciones en los barrios.

El bienestar del país tenemos que construirlo entre todos y los que más tienen, consecuentemente, deben aportar más, pues los beneficios y las conquistas de la Revolución son hoy igual para todos, sin establecer diferencias si se trata de un trabajador estatal o un trabajador que pertenece al sector privado, sostuvo.

Indicó, por otra parte, que la Asamblea Nacional tiene que parecerse cada vez más a Cuba y sus problemas, porque así podemos encontrar soluciones y construir consensos. Para ello, también debemos saber a qué estamos sometidos y cuáles son las causas fundamentales.

Lo primero a entender es que hay una lógica imperial, liderada por el gobierno de Estados Unidos y que busca dominar al mundo, y una de sus herramientas es una plataforma de colonización cultural, afirmó el mandatario. «Por diferentes vías, la industria del entretenimiento, las redes sociales, está buscando que los pueblos nieguen su identidad, que vean como obsoleta su cultura, en su dimensión más universal».

Si el pueblo cubano ha podido resistir es porque es fiel a sus raíces, porque tiene ideas y convicciones, porque sabe cómo se formó la nación, y por querer ser socialistas, hemos tenido una agresión permanente, enfatizó. Y ello se evidencia con el recrudecimiento del bloqueo y una campaña de desinformación que se teje desde las redes sociales, donde magnifican las situaciones, buscando siempre desacreditar la gestión del Gobierno y mostrarnos como un Estado fallido, agregó.

Por otra parte, manifestó que nuestros representantes se eligen por su honradez, decencia, cultura, disposición de trabajar para la gente, y por sus cualidades humanas y revolucionarias.

Señaló, además, que la colonización cultural hay que enfrentarla con un programa de descolonización cultural, que vincula a varias instituciones y refuerza nuestras esencias, nuestra historia.

¿Cómo enfrentar la asfixia económica y la estrategia de subversión ideológica?, reflexionó. Con la lógica de la construcción socialista, de alcanzar la mayor justicia social posible y democracia popular, y con total convencimiento de que para lograrlo es imprescindible una mayor articulación revolucionaria y fortalecer los elementos de participación popular y el debate, precisó. También hay que seguir estudiando, proponiendo medidas.

Recordó que el mundo vive una crisis económica y Cuba se ve afectada por ese contexto, lo que, unido al bloqueo y el aumento de los fletes, complejiza el acceso a importaciones como alimentos y combustible, y encarece las operaciones.

Todo lo que vayamos a hacer, dijo, será siempre salvando al socialismo, no vendiendo ni privatizando al país; podemos tener ahora privaciones y carencias, pero tenemos dignidad humana y seguridad para vivir, así como conquistas sociales que permiten un acceso gratuito a la Salud y la Educación, para todos, sin distinciones.

Recalcó que el desarrollo tiene que darse a nivel local, pues al final, las estrategias, aunque sean nacionales, se concretan en el territorio, y tenemos que asumir mejor esa lógica, y bajo esa esencia seguir trabajando, y un ejemplo es la elaboración del Presupuesto, que debe continuar perfeccionándose y ser más participativo.

Nuestro concepto de bienestar -alertó-, no puede estar en el consumismo, sino en las relaciones humanas como sociedad. Que nuestros niños crezcan felices, que se respete el derecho de todas las familias, que un problema pueda resolverse con la participación de todos, en la solidaridad; ahí debe radicar nuestro bienestar, precisó.

Nos ha tocado vivir una etapa de gran complejidad, pero iremos saliendo de los problemas, y lo haremos construyendo el socialismo y la Revolución, concluyó.

REDUCIR EL DÉFICIT PRESUPUESTARIO Y POTENCIAR EL CRECIMIENTO DE LOS INGRESOS

Al presentar a los diputados de la Comisión de Asuntos Económicos detalles sobre la Liquidación del Presupuesto del Estado en 2021, Meisi Bolaños Weiss, ministra de Finanzas y Precios (MFP), recordó que 2021 estuvo marcado por el impacto de la COVID-19, la crisis económica internacional y un recrudecimiento sin precedentes del bloqueo estadounidense y, pese a ello, se mantuvo la vitalidad de los servicios básicos a la población.

Dentro del análisis presentado, en el que también participó el vice primer ministro y titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, destaca que 504 entidades reportan pérdidas empresariales y, de ellas, 320 habían planificado utilidades; en tanto, 182 contribuyentes no liquidaron dentro del año.

Precisamente, sobre la gestión tributaria, la Ministra señaló desde el Portal de la Oficina Nacional de Administración Tributaria que se han abierto diversas facilidades que permiten cumplir las obligaciones, descargar el vector fiscal y formularios, solicitar suspensiones del ejercicio de trabajo por cuenta propia, además de la implementación de la firma digital en todas las oficinas.

Sin embargo, tenemos incumplimientos y contribuyentes que subdeclaran y ello afecta, en sentido general, a toda la ciudadanía, porque los ingresos que se generan por cualquiera de los actores económicos y que no se reciben, son recursos que no llegan al Presupuesto para financiar algún servicio público del cual todos somos beneficiarios, argumentó.

Sostuvo que uno de los principales retos de la economía cubana es lograr la reducción del déficit presupuestario y el crecimiento de los ingresos.

La titular del MFP también hizo referencia a que, para la transformación, atención y problemáticas sociales y materiales, se respaldaron acciones en 600 barrios, de 91 municipios del país, y se beneficiaron 175 000 personas.

Foto: José Manuel Correa

En otro orden de ideas, apuntó que el Presupuesto del Estado no está para financiar pérdidas a las empresas y organismos, tal como nos ha indicado la dirección del país. No obstante, hasta que no transitemos a ese subsidio a personas y no a productos, que es lo ideal, en ocasiones sí resulta necesario financiar a aquellas empresas que ofrecen servicios vitales y que tienen precios centralizados, pero que son inferiores al costo real, y ejemplo de ellos son la tarifa eléctrica, los medicamentos controlados, las dietas médicas, etc.

Entre las irregularidades que persisten, mencionó las entidades que sobregiran los gastos corrientes; la deficiente planificación del gasto del salario en las provincias; precios minoristas subsidiados que presentan inejecuciones, lo que provoca irregularidades en los registros contables y las conciliaciones; y que 412 unidades presupuestadas terminaron el año con demandas de recursos, comprometiendo pagos sin disponibilidad.

Teresa González, diputada por el municipio de Puerto Padre, en Las Tunas, insistió en la necesidad del control y fortalecimiento de la contabilidad, y de la exigencia en la elaboración de las fichas de costos y gastos.

El precio, aseveró, no puede ser arbitrario, tiene que responder a una ficha de costo coherente y real, pues aun cuando se haya aprobado la descentralización de los precios, esto no puede asumirse como «hacer lo que cada uno quiera», sin tener en cuenta temas como las capacidades productivas, la potenciación de los ingresos, las materias primas que son importadas y aquellas que son de producción nacional.