Base Naval norteamericana en la bahía de Guantánamo: Antecedentes (I)

Marilis de Dios Noris
UNHIC de Guantánamo
Desde el siglo XIX Cuba formó parte de los objetivos estratégicos de la política expansionista de los Estados Unidos

Desde el siglo XIX Cuba formó parte de los objetivos estratégicos de la política expansionista de los Estados Unidos. Con la independencia, la nación norteña hizo evidente su necesidad geopolítica de apoderarse de la Isla. Ya en 1805, el entonces presidente Thomas Jefferson emitió sus primeras declaraciones en relación a que si los Estados Unidos entraban en guerra con España a causa de la cuestión pendiente de la Florida Occidental, tomarían Cuba, ya que era preciso“[…] para la defensa de Luisiana y de la Florida, por ser la llave del golfo[1].

Para los principales representantes del gobierno y los intereses económicos de la joven nación, Cuba debía formar parte de sus planes estratégicos expansionistas, llegando incluso a considerarla “vital” para el ulterior desarrollo de la Unión. Es por ello que durante el siglo XIX su línea política estuvo a favor de su status como posesión de España, mientras no pudiera ser para los Estados Unidos; nunca para los cubanos.

En correspondencia con este interés, fueron los intentos de compra, la promulgación en 1823 de la Ley de gravitación o Política de la “fruta madura” y la Doctrina Monroe, que formaron parte de su determinación de controlar el mundo por derecho divino. Además, desde 1886, la Junta Nacional para la Defensa Costera de Estados Unidos expresó la necesidad de crear bases navales y carboneras, con el control de puertos estratégicos y pasos marítimos.En1896, la plataforma republicana explicitó la política de expansión hacia el Pacífico y el Atlántico.

Casi derrotada España en 1898, Estados Unidos decidió que había llegado el momento de la intervención militar. Esta fue precedida por la aprobación de la Joint Resolution el 18 de abril, en el Congreso. Tal resolución envuelta en un ropaje demagógico permitió al presidente McKinley declararle la guerra a España el día 25 de abril de 1898.

El 7 de junio ─como parte de la guerra─ unidades de la Flota del Atlántico bombardearon y destruyeron los fuertes españoles de Cayo Toro y Caimanera, en la bahía de Guantánamo. Tres días después, fuerzas al mando del almirante Sampson desembarcaron en Playa del Este con la decisiva ayuda del Ejército Libertador, ignorado luego de la victoria por las fuerzas interventoras.

El primero de enero de 1899, a las 12 del mediodía, según lo pactado en París el 10 de diciembre de 1898 entre España y Estados Unidos, descendió el pabellón español en el Palacio de los Capitanes Generales y en su lugar, se izó el norteamericano. La bahía de Guantánamo, ocupada militarmente, quedaba servida para los fines geopolíticos del gobierno de Washington, que para ese momento había concretado la definición de construir el canal interoceánico en Panamá.

El patriota Manuel Sanguily ─en conjunción con el sentimiento de rechazo ante la usurpación yanqui en su segundo discurso en contra del Tratado de Reciprocidad en 1903 hizo público ante el Senado: Recordé uno de aquellos afanosos y melancólicos días de la emigración durante la guerra entre España y los Estados Unidos, en que se publicó en New York la noticia de que la escuadra norteamericana había entrado en la bahía de Guantánamo, y cuando sin poder reprimir la angustia,[…] me volví a mi amigo el Sr. Enrique Trujillo, diciéndole con invencible pesar: Han visto ya a Guantánamo:¡jamás renunciarán a poseerla! […]”[2].

En continuidad a ese legado,“[…]la República de Cuba repudia y considera ilegales y nulos los tratados, pactos o concesiones concertados en condiciones de desigualdad o que desconocen o disminuyen su soberanía y su integridad territorial”[3].

 

Fuentes

De Dios NorisMarilis. Efectos de la presencia de marines yanquis en la ciudad de Guantánamo (1903-1952). Tesis en opción al título académico de máster en Estudios cubanos y caribeños. UO,2004.

González Barrio, René. Un Maine detenido en el tiempo. La Base Naval de los Estados Unidos en la Bahía de Guantánamo. Casa Editorial Verde Olivo. La Habana, 2013.

Miranda Bravo, Olga. Vecinos Indeseables: la base yanqui de Guantánamo. Editorial Ciencias Sociales.La Habana,1985.

Pavón Tamayo, Elías. Dos siglos de agresiones. Editorial Oriente. Santiago de Cuba, 1981.

Portuondo Zúñiga, Olga. Una derrota británica en Cuba. Editorial Oriente. Santiago de Cuba, 2000.

Sánchez Guerra, Joséy Wilfredo Campos Cremé. La Batalla de Guantánamo 1898. Ediciones Verde Olivo .La Habana,  2000.

 

Notas

 

[1] Ramiro Guerra. La expansión territorial de los Estados Unidos. p. 132.año1975.  Apud Henry Adams: History of the United State,during the Administration of Thomas Jefferson. Tomo ll, vol. lll, p102

[2]Hortensia Pichardo. Documentos para la Historia de Cuba. Tomo II, p 248.

[2]Fidel Castro Ruz. El imperio y la isla independiente. Parte V. Reflexiones. En: http://www.granma.cubasi.cu. 19 de agosto de 2007.