Ayudará Venezuela a rehacer infraestructura dañada por el incendio en Matanzas

José Llamos Camejo
Granma
Lo anunció Nicolás Maduro durante un encuentro con los bomberos de su país, que ayudaron a extinguir el siniestro en la Isla

Esta nación ayudará a rehacer la infraestructura siniestrada de la base de Supertanqueros de Matanzas, anunció el presidente Nicolás Maduro, y urgió a la máxima instancia del Ministerio del Petróleo de su país a establecer las coordinaciones al respecto, con la parte cubana.

«Pónganse en contacto con las autoridades petroleras y energéticas de Cuba para iniciar el diseño de reconstrucción del patio de Supertanqueros en Matanzas», es la orientación expedita del mandatario, dirigiéndose a Tareck El Aissami, ministro de Petróleo de Venezuela, y a Asdrúbal Chávez, presidente de la estatal PDVSA.

Cuba en ninguna circunstancia está ni estará jamás sola, tiene el apoyo de los pueblos del mundo y de los gobiernos sensibles, valientes y humanistas. Estaremos unidos en las batallas que estamos dando y en las que daremos en el futuro. ¡Somos hermanos y hermanas! pic.twitter.com/taHrLc2V02

«Cuba sabe que cuenta con nuestro apoyo científico, técnico, de ingeniería, de trabajadores», ratificó el gobernante, y, tras descartar la posibilidad de que la Isla caribeña esté sola bajo circunstancia alguna, aseguró que tendremos siempre «el apoyo de los pueblos del mundo y de los gobiernos sensibles, valientes y humanistas». 

Al corresponder en su perfil de Twitter al gesto del mandatario de Venezuela, su par cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez ponderó la actitud del personal que este país envió a enfrentar el incendio en Matanzas. Diaz-Canell anunció que «juntos, recuperaremos lo que se llevó el fuego».   

Maduro, por su parte, recordó que «Fidel y Chávez fundaron la unión de Cuba y Venezuela, la llevaron al nivel más alto que jamás nadie pudo haber pensado. Nosotros aquí la hemos mantenido», exaltó el jefe de Estado, en encuentro con 43 compatriotas suyos, expertos en operaciones de alta complejidad, quienes regresaron de Matanzas, tras apoyar las labores de extinción del mayor siniestro que registra la historia de la Isla caribeña.

Por la solidaridad y el coraje demostrado durante esas jornadas en Cuba, el líder bolivariano condecoró a los 43 integrantes del grupo (42 hombres y una mujer). Les entregó la réplica del sable victorioso de Carabobo, y en el pecho les colocó la Orden Francisco de Miranda en su Segunda Clase Precursor.