Agradece Díaz-Canel a intelectuales del mundo que exigen el fin del bloqueo

Granma
Granma
«Gracias a los intelectuales de todo el mundo que prestigian con sus firmas nuestra larga e irrenunciable pelea contra el bloqueo. La REDH, que se fundó en otros días amenazantes para Cuba conoce muy bien la gravedad del cerco que nos impone el imperio», compartía el mandatario desde su cuenta oficial en Twitter
Foto: Juvenal Balán

El Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, agradeció a intelectuales de todo el mundo que suscribieron un mensaje de la Red en defensa de la Humanidad (REDH), exigiendo el fin del inhumano bloqueo contra el pueblo de Cuba.

«Gracias a los intelectuales de todo el mundo que prestigian con sus firmas nuestra larga e irrenunciable pelea contra el bloqueo. La REDH, que se fundó en otros días amenazantes para Cuba conoce muy bien la gravedad del cerco que nos impone el imperio», compartía el mandatario desde su cuenta oficial en Twitter.

En el mensaje, publicado este 1ro. de mayo, la REDH apela a los amantes de la paz, la justicia y el derecho internacional para denunciar la agresión sin precedentes del gobierno de Estados Unidos contra Cuba, que comenzó hace más de 60 años.

Los exmandatarios Luiz Inácio Lula da Silva, José (Pepe) Mujica , Evo Morales Ayma y Fernando Lugo Méndez, se encuentran entre los firmantes.

También rubricaron el mensaje personalidades como Noam Chomsky, Adolfo Pérez Esquivel, Elena Poniatowska, Danny Glover, Ignacio Ramonet, Adán Chávez Frías, David Choquehuanca; Hebe De Bonafini, Frei Betto, Atilio A. Borón, Stella Calloni, entre muchos otros, a los que se suman organizaciones e instituciones que exigen el fin de esta política que se ha recrudecido con las más de 240 medidas impuestas por el exmandatario Donald Trump, muchas de ellas en medio de la pandemia de la COVID-19.

El bloqueo a Cuba se fundamenta en disposiciones que califican, de acuerdo al derecho internacional, como medidas coercitivas unilaterales, como delito de genocidio, con arreglo a la Convención de Ginebra de 1948, y como crimen de lesa humanidad, por el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional., agrega la publicación.

Añade que el gobierno de EE.UU. presiona y limita la actividad de la banca internacional, interfiere el otorgamiento de créditos y todo tipo de operaciones con Cuba, presiona a los proveedores de productos esenciales –incluido instrumental médico, medicamentos y productos alimenticios–, sanciona a las empresas navieras que toquen puertos cubanos, persigue a los que transporten combustible, prohíbe los vuelos comerciales y chárter, impide la llegada de turistas estadounidenses y de cruceros a sus costas.

También señala que esta política hostil restringe las visitas e intercambios culturales, académicos y profesionales, prohíbe enviar remesas a familiares, entre otros muchos perjuicios no sólo para Cuba, sino para otros estados.

«Estas medidas afectan a toda la población cubana y su objetivo es que resulte insoportable su vida diaria, para motivar reacciones políticas y lograr el deseado cambio de régimen», sentencia.

El texto reconoce que es urgente hoy, ante el cada vez más complicado escenario impuesto por la pandemia de la COVID-19 y la crisis global, movilizar con más fuerza que nunca a la opinión pública frente a un atropello de tan larga data en contra de un pueblo siempre solidario y valiente, castigado por decidir ser dueño de su propio destino, construir una sociedad más justa y defender un país soberano.

La publicación reconoce que ni siquiera el bloqueo ha sido obstáculo para que los médicos cubanos, de la Brigada Henry Reeve, hayan desplegado su generoso aporte en más de 40 naciones ayudando a combatir la pandemia.

«Cumplamos el deber ético de denunciar esta injusticia y exijamos que los principios de paz, legalidad internacional, multilateralismo y respeto mutuo se impongan y sean las relaciones civilizadas entre los Estados las que prevalezcan, como único modo de garantizar la supervivencia de la especie humana en el planeta», concluye.