Abdala es Cuba: Al salvarse, salva

Daina Caballero Trujillo
PCC
Cuba apuesta por la soberanía biotecnológica en beneficio de sus ciudadanos y los habitantes de este planeta, anteponiendo las legítimas aspiraciones y necesidades de los seres humanos ante el egoísmo, el poder financiero y político.

La vacuna cubana Abdala ya está en Vietnam y Venezuela. En días pasados el presidente vietnamita Nguyen Xuan Phuc recibió un lote que incluye 1,05 millones de dosis del inmunógeno cubano. En el caso de la nación suramericana, la semana anterior arribó el segundo lote proveniente de la Mayor de las Antillas.

“Una creación 100 por ciento cubana para una nación heroica”, dijo el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba en su cuenta en Twitter, al referirse al arribo del fármaco a Vietnam y de igual manera recalcó la hermandad indisoluble entre Cuba y Venezuela, nación que en junio recibió un primer envío con 30 mil dosis de la vacuna.

Desigualdad vs conciencia colectiva

El mundo enfrenta una crisis epidemiológica sin precedentes, en lucha contra una pandemia que ha trastocado vidas, economías, sociedades. Pero, lamentablemente, la supervivencia a la enfermedad se ha vuelto también un negocio rentable y publicitado por las transnacionales farmacéuticas.

Millones de seres humanos en el mundo, los más desposeídos, siguen quedando atrás, víctimas de un orden internacional injusto y antidemocrático que profundiza las desigualdades, actualmente agravadas por los efectos de la pandemia de Covid-19.

La creación de las vacunas contra el virus fue la esperanza. Más de 5 mil millones de dosis habían sido administradas globalmente hasta agosto de este año; sin embargo, más del 80 por ciento de ellas fueron aplicadas en países de ingresos medios y altos cuyas poblaciones representan mucho menos de la mitad de la población mundial.

En otras palabras, cientos de millones de personas en países pobres y del tercer mundo no han podido acceder a la primera dosis de ninguna vacuna y no se puede asegurar que alguna vez la reciban.

Incluso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido las latentes desigualdades en el acceso a la inmunización contra la enfermedad, desequilibrio que, dicho sea de paso, no es exclusivo de las vacunas contra la Covid-19.

El propio Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha recordado en varias ocasiones a los países desarrollados e industrializados su obligación moral de suministrar vacunas contra el coronavirus a los países más pobres del mundo.

En la 71 reunión del Comité Regional para Europa, el director del organismo sanitario afirmó que “la impactante desigualdad en la distribución global de vacunas es una mancha en nuestra conciencia colectiva” y cuestionó cómo el "norte global" podría empezar a administrar dosis de refuerzo de la vacuna en un momento en el que el personal de salud de casi todos los países de África sigue sin estar vacunado.

Ante este panorama, Cuba ofrece, una vez más, su solidaridad al mundo. Este pequeño estado insular, bloqueado por más de 60 años ha apostado por la soberanía biotecnológica en beneficio de sus ciudadanos y los habitantes de este planeta, anteponiendo las legítimas aspiraciones y necesidades de los seres humanos al egoísmo, el poder financiero y político.

Las vacunas contra la Covid-19 creadas por científicos cubanos y con una alta efectividad comprobada, no son solo patrimonio de este pueblo, sino de todos los que en nuestra región y en el mundo lo necesiten. Así lo reiteró el Presidente Miguel Díaz - Canel Bermúdez en la pasada Cumbre de la CELAC.

“Consideren estos éxitos como los consideramos nosotros, una conquista latinoamericana y Caribeña", dijo, y ahí están los resultados: Abdala ya está en otros lugares del mundo, contribuyendo a dar la estocada final a la pandemia, salvando vidas.

Las vacunas cubanas

La nación cubana cuenta ya con tres vacunas y dos candidatos vacunales. Al cierre del mes de septiembre, se habían administrado más de 20 millones de dosis de las vacunas Abdala, Soberana 02 y Soberana Plus, según informa en su sitio oficial el Ministerio de Salud Pública de Cuba. Unas 5 185 739 personas habían concluido el esquema de vacunación, lo que representa el 46.4% de la población cubana,

Según datos publicados por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), el país cuenta con 30 millones de dosis de la vacuna Abdala para garantizar la inmunización de la población mayor de 19 años, que incluye embarazadas, madres que lactan, personas con trasplantes, adolescentes y jóvenes en grados terminales del sistema nacional de Educación.

Más de 1.6 millones de niños y adolescentes cubanos ya recibieron su primera dosis de Soberana, de ellos 900 mil tienen entre 2 y 11 años, confirmándose a la nación caribeña como el único país del mundo en desarrollar un proceso de vacunación en edades pediátricas.

Aunque la apuesta sigue siendo por la inmunización total de la población cubana al finalizar 2021, en este mes de octubre este proceso paulatino tendrá un momento cumbre, con la culminación total en algunas provincias.

Cuba también  inició recientemente conversaciones oficiales con la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el proceso de precalificación de las vacunas cubanas contra la Covid-19. Así lo anunció a través de su cuenta oficial en Twitter el pasado 2 de septiembre el presidente del Grupo Empresarial Biocubafarma, Dr. Eduardo Martínez Díaz.

Este ha sido otro importante, paso luego de recibirse la autorización para el uso de emergencia de las vacunas por parte de las autoridades regulatorias del país, aunque desde la primera etapa de desarrollo, se ha intercambiado con la representación de la OPS/OMS en Cuba.

En tanto, la vicepresidenta primera de Biocubafarma, la Dra Mayda Maury, ha asegurado que existen acuerdos para que las vacunas cubanas lleguen a más regiones del mundo una vez garantizada la cobertura nacional. Además de los contratos firmados con Vietnam, Venezuela y la República Islámica de Irán, se ha avanzado en los diálogos regulatorios con Argentina y otros países.

Unir esfuerzos por el bien de la humanidad, a eso nos enseñó Fidel. Hoy resulta más urgente que nunca y ese camino lo sigue construyendo esta pequeña Isla. Es también el legado del Apóstol de la Independencia cubana, quien nos dijo que Cuba anda de hermana por el mundo y obra como tal. "Al salvarse, salva".