Personalidades

Fidel Castro

Fidel Alejandro Castro Ruz nació el 13 de agosto de 1926 en Birán, antigua provincia cubana de Oriente. Su padre, Ángel Castro Argiz, hijo de campesinos pobres de Galicia, era terrateniente y colono cañero. Su madre, Lina Ruz González, provenía de una familia campesina de la provincia de Pinar del Río. Aprendió a leer y escribir en la escuela pública rural de Birán y continuó la enseñanza primaria en los colegios católicos privados de La Salle y Dolores, en la ciudad de Santiago de Cuba. Inició los estudios de Bachillerato en el propio Colegio de Dolores y los concluyó en el Colegio de Belén, de la Compañía de Jesús, en La Habana, donde se graduó como Bachiller en Letras en junio de 1945. Los jesuitas de Belén dijeron: “Fidel Castro se distinguió siempre en todas las asignaturas relacionadas con las letras… Fue un verdadero atleta, ha sabido ganarse la admiración y el cariño de todos. Cursará la carrera de Derecho y no dudamos que llenará con páginas brillantes el libro de su vida. Fidel tiene madera y no faltará el artista.” En septiembre de 1945 matriculó en las carreras de Derecho y de Ciencias Sociales y Derecho Diplomático en la Universidad de La Habana. Allí se vinculó de inmediato a las luchas políticas en el seno del estudiantado universitario y ocupó diferentes cargos en la Federación Estudiantil Universitaria. Fue miembro destacado de diversas organizaciones estudiantiles progresistas y antimperialistas como el Comité Pro-Independencia de Puerto Rico, el Comité 30 de Septiembre - del que fue fundador - y el Comité Pro-Democracia Dominicana, en el que ocupó la presidencia. Como parte de su actividad política en esos años, organizó y participó en innumerables actos de protesta y denuncia contra la situación política y social en el país. Más de una vez fue golpeado o encarcelado por las fuerzas represivas. Entre julio y septiembre de 1947, cuando cursaba el tercer año de la carrera, se enroló en el contingente expedicionario organizado para luchar contra el régimen del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo. La expedición se entrenó en Cayo Confites. Fue ascendido a teniente, jefe de pelotón, y después a jefe de una compañía de batallón. La expedición, que se trasladaba en barco, fue interceptada por una fragata de la Marina cubana. Fidel saltó al agua con su arma para no dejarse capturar. Consideró una vergüenza que la expedición terminara arrestada sin luchar. Entró en contacto con las ideas marxistas cuando era ya estudiante universitario. Simpatizante del Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo), de tendencia progresista, participó de manera activa a partir de 1948 en las campañas políticas de ese Partido y, en particular, de su principal dirigente, Eduardo R. Chibás. Dentro de su organización política trabajó por cultivar entre la militancia joven las posiciones más radicales y combativas. Tras la muerte de Chibás, redoblo sus esfuerzos para desenmascarar la corrupción del gobierno de Carlos Prío. Después de su participación en la expedición contra Trujillo, viajó en 1948 a Venezuela, Panamá y Colombia como dirigente estudiantil, con el objetivo de organizar un Congreso Latinoamericano de Estudiantes, que debía efectuarse en ese último país. Se encontraba en Bogotá cuando se produjo la rebelión popular provocada por el asesinato del líder colombiano Jorge Eliécer Gaitán, en abril de ese año. Se incorpora resueltamente a esa lucha. Sobrevivió por puro azar. En marzo de 1949 encabezó una protesta frente a la misión diplomática de Estados Unidos en La Habana, para expresar la indignación popular ante el irrespeto al monumento del Héroe Nacional de Cuba, José Martí, por parte de marines norteamericanos. Fidel se graduó como Doctor en Derecho Civil y Licenciado en Derecho Diplomático en 1950. Desde su bufete, se dedicó fundamentalmente a la defensa de personas y sectores humildes. Al ocurrir el golpe de Estado de Fulgencio Batista, el 10 de marzo de 1952, fue de los primeros en denunciar el carácter reaccionario e ilegítimo del régimen de facto y llamar a su derrocamiento. Organizó y entrenó a un numeroso contingente de más de mil jóvenes obreros, empleados y estudiantes, que provenían fundamentalmente de las filas ortodoxas. Con 160 de ellos, el 26 de julio de 1953 comandó el asalto al cuartel Moncada en Santiago de Cuba y al cuartel de Bayamo, en una acción concebida como detonante de la lucha armada contra el régimen de Batista. Al fallar el factor sorpresa, no pudieron alcanzar el objetivo. Fue hecho prisionero por las fuerzas represivas de la tiranía pocos días después del revés militar y se le mantuvo incomunicado durante 76 días. Fue sometido posteriormente a juicio y condenado a 15 años de prisión. En un ambiente reservado y vigilado, asumió su autodefensa ante el tribunal que lo juzgó, y pronuncio el alegato conocido como La historia me absolverá, en el que esbozaba el programa de la futura Revolución en Cuba. «Ningun arma, ninguna fuerza es capaz de vencer a un pueblo que se decide a luchar por sus derechos. Ejemplos históricos pasados y presentes son incontables. Está bien reciente el caso de Bolivia, donde los mineros, con cartuchos de dinamita, derrotaron y aplastaron a los regimientos del ejército regular», dijo en esa ocasión. Desde la cárcel prosiguió su labor de denuncia del régimen opresor, al tiempo que maduró sus planes revolucionarios y profundizó la preparación teórica e ideológica de sus compañeros. Como resultado de una fuerte presión y campañas populares, fue liberado en mayo de 1955. En las semanas subsiguientes desplegó un intenso trabajo de agitación y denuncia, y fundó el Movimiento 26 de Julio para proseguir la lucha revolucionaria. En julio de 1955, mostrada la imposibilidad de proseguir la lucha antibatistiana por medios legales, Fidel partió hacia México para organizar desde el exilio la insurrección armada. En condiciones económicas precarias y sometido a la estrecha vigilancia y persecución de los agentes batistianos, desplegó una esforzada labor organizativa y preparatoria, al tiempo que prosiguió una intensa campaña de difusión de las ideas y propósitos del movimiento insurreccional. Viajó a los Estados Unidos, donde creó junto a sus compatriotas exiliados «clubes patrióticos» con el fin de conseguir apoyo político y económico para la lucha revolucionaria. Estuvo en Filadelfia, Nueva York, Tampa, Union City, Bridgeport y Miami. Con la divisa: «En 1956 seremos libres o seremos mártires», Fidel, Raúl, Juan Manuel Márquez, Ernesto Che Guevara, Camilo Cienfuegos y otros destacados revolucionarios estuvieron entrenándose con largas caminatas por las calles de la ciudad de México, escalamiento de montañas, defensa personal, tácticas de guerrillas y prácticas de tiro. El 20 de junio de 1956, el jefe del Movimiento 26 de Julio, el Che y otros combatientes fueron detenidos, las «casas campamentos» quedaron descubiertas y parte importante de las armas fueron incautadas. Tras la salida de los establecimientos de la policía mexicana se aceleró la conspiración revolucionaria. Compraron el yate Granma, en el que zarparon hacia Cuba en la madrugada del 25 de noviembre de 1956, desde el Río Tuxpan, con 82 combatientes a bordo, cuya edad promedio era de 27 años. Después de 7 días de navegación, desembarcaron el 2 de diciembre en Las Coloradas, costa sur occidental de la antigua provincia de Oriente. Las fuerzas batistianas localizaron el desembarco y hostilizaron a los expedicionarios. El 5 de diciembre, el ejército de la tiranía sorprendió en Alegría de Pío a Fidel y sus combatientes. Los revolucionarios fueron diezmados, varios caen detenidos durante la persecución y muchos son asesinados en el acto. Con la valiosa colaboración de los campesinos, Fidel se encuentra con Raúl en Cinco Palmas y reagrupa a la fuerza revolucionaria. Parte entonces a la Sierra Maestra para continuar desde allí la lucha revolucionaria. El 17 de enero de 1957, dirigió la primera acción armada contra el ejército de Batista en el cuartel de La Plata y obtuvo su primera victoria. El Ejército Rebelde comenzó a crecer y fortalecerse. En su condición de Comandante en Jefe, dirigió la acción militar y la lucha revolucionaria de las fuerzas rebeldes y del Movimiento 26 de Julio durante los 25 meses de guerra. Tuvo bajo su mando directo a la Columna Uno «José Martí» y participó personalmente en casi todas las operaciones, combates y batallas más importantes que tuvieron efecto durante la guerra en el territorio del Primer Frente Rebelde. Tras contundente derrota de las tropas élites de la tiranía, estas, a través de sus principales jefes, decidieron reconocer la victoria rebelde en el propio teatro de operaciones de la provincia de Oriente, el 28 de diciembre. Al amanecer del 1ro. de enero de 1959, Fidel enfrentó, con una huelga general revolucionaria, acatada por todos los trabajadores, el golpe de Estado en la capital de la República, promovido por el gobierno de EE.UU. Entró victorioso ese mismo día en Santiago de Cuba y arribó a La Habana el 8 de enero. Al concluir la lucha insurreccional, mantuvo sus funciones como Comandante en Jefe. El 13 de febrero de 1959 fue nombrado Primer Ministro del Gobierno Revolucionario. Dirigió y participó en todas las acciones emprendidas en defensa del país y de la Revolución en los casos de agresiones militares procedentes del exterior o actividades de bandas contrarrevolucionarias dentro del país, en especial la derrota de la invasión organizada por la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos, llevada a cabo por Playa Girón en abril de 1961. Condujo al pueblo cubano en los días de la dramática Crisis de Octubre de 1962. En nombre del poder revolucionario, proclamó el 16 de abril de 1961 el carácter socialista de la Revolución Cubana. Ocupó el cargo de Secretario General de las Organizaciones Revolucionarias Integradas, y más adelante el de Secretario General del Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba. A partir de la Constitución del Comité Central del Partido Comunista de Cuba en octubre de 1965, su cargo fue el de Primer Secretario y Miembro del Buró Político, en el que ha sido ratificado por los cinco Congresos del Partido efectuados desde entonces. Fue electo Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular, en representación del municipio Santiago de Cuba, en sus sucesivos períodos de sesiones desde la creación de aquella en 1976, y desde entonces y hasta el 2008 ocupó los cargos de Presidente del Consejo de Estado y Presidente del Consejo de Ministros. Presidió misiones oficiales cubanas en más de 50 países. Recibió más de un centenar de altas condecoraciones extranjeras y cubanas, así como numerosas distinciones académicas honorarias de centros de enseñanza superior en Cuba, América Latina y Europa. Dirigió estratégicamente la participación de cientos de miles de combatientes cubanos en misiones internacionalistas en Argelia, Siria, Angola, Etiopía y otros países, e impulsó el aporte de decenas de miles de médicos, maestros y técnicos cubanos que han prestado servicios en más de 40 países del Tercer Mundo, así como la realización de estudios en Cuba por parte de decenas de miles de estudiantes de esos países. Más recientemente, impulsó los programas integrales de asistencia y colaboración cubana en materia de salud en numerosos países de África, América Latina y el Caribe, y la creación en Cuba de escuelas internacionales de Ciencias Médicas, Deporte, y Educación Física y otras disciplinas para estudiantes del Tercer Mundo. Promovió a escala mundial la batalla del Tercer Mundo contra el orden económico internacional vigente, en particular contra la deuda externa, el despilfarro de recursos como consecuencia de los gastos militares y la globalización neoliberal, así como los esfuerzos por la unidad y la integración de América Latina y el Caribe. Encabezó la acción decidida del pueblo cubano para enfrentar los efectos del bloqueo económico impuesto a Cuba por los Estados Unidos desde hace más de cuarenta años y las consecuencias en el plano económico del derrumbe de la comunidad socialista europea, y promovió el esfuerzo tenaz de los cubanos para superar las graves dificultades resultantes de estos factores, su resistencia durante el llamado Período Especial y el reinicio del crecimiento y desarrollo económico del país. A lo largo de los años de la Revolución dirigió la lucha del pueblo cubano por la consolidación del proceso revolucionario, su avance hacia el socialismo, la unidad de las fuerzas revolucionarias y de todo el pueblo, las transformaciones económicas y sociales del país, el desarrollo de la educación, la salud, el deporte, la cultura y la ciencia, la defensa, el enfrentamiento de las agresiones externas, la conducción de una activa política exterior de principios, las acciones de solidaridad con los pueblos que luchan por la independencia y el progreso, y la profundización de la conciencia revolucionaria, internacionalista y comunista del pueblo. El 25 de noviembre, a las 10:29 horas de la noche falleció el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz.

Juan Almeida

Almeida nació en la capital del país, el 17 de febrero de 1927. En medio de las privaciones de un hogar humilde y numeroso, con sus padres como guía se formó en los más altos valores patrióticos y aprendió en la misma vida que la lucha es el único camino de los pobres para conquistar sus derechos escamoteados. Tan pronto se produjo el golpe de Estado en 1952, se sumó a la lucha contra la tiranía vinculándose con el compañero Fidel. Era un obrero albañil hasta el asalto al cuartel Moncada en 1953, y el segundo de doce hermanos que ayudó al padre a mantener a su numerosa familia. En los 57 años transcurridos desde entonces, el Comandante Almeida estuvo siempre en la primera línea de combate junto al Jefe de la Revolución, valiente, decidido y fiel hasta las últimas consecuencias. Fue la actitud invariable del asaltante del Moncada, del prisionero político en Isla de Pinos, del revolucionario exiliado en México, del expedicionario del Granma, donde fue uno de los tres jefes de pelotones; del oficial en los días fundadores del Ejército Rebelde, que recibió dos heridas en el combate de El Uvero; del Comandante del Tercer Frente Guerrillero, y del jefe militar y dirigente revolucionario con numerosas y elevadas responsabilidades, luego del triunfo del Primero de Enero de 1959. Integró el Buró Político del Comité Central del Partido desde su fundación en 1965, responsabilidad en que fue ratificado en todos sus Congresos. Resultó electo Diputado a la Asamblea Nacional y Vicepresidente del Consejo de Estado, desde la primera legislatura de nuestro Parlamento. Su especial sensibilidad humana y artística hizo posible el difícil reto de simultanear su intensa, responsable y fecunda labor como dirigente revolucionario, con una valiosa y prolija obra artística, la cual incluye más de 300 canciones y una docena de libros que constituyen un invaluable aporte al conocimiento de nuestra historia. Asumió con particular amor y entrega la tarea de presidir la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana. Consagró sus últimas energías a garantizar que la organización fuera un sólido y efectivo baluarte de la Patria. El nombre del Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque permanecerá por siempre en el corazón y la mente de sus compatriotas, como paradigma de firmeza revolucionaria, sólidas convicciones, valentía, patriotismo y compromiso con el pueblo. Por sus muchos y relevantes méritos recibió múltiples condecoraciones y órdenes nacionales e internacionales, entre los que destaca el Título Honorífico de Héroe de la República de Cuba y la Orden Máximo Gómez de primer grado, otorgados el 27 de febrero de 1998, en ocasión del aniversario 40 de su ascenso a Comandante en la Sierra Maestra.

Jesús Menéndez

Nace el 14 de septiembre de 1911 en Encrucijada, antigua provincia de Las Villas. En 1929 fue electo Secretario General de los trabajadores del Central Constancia y desde ese puesto organizó diversas manifestaciones contra la dictadura de Gerardo Machado. En 1932, crea la SONIA. (Sindicato Obrero Nacional de la Industria Azucarera) que jugó un importante papel en el enfrentamiento con la tiranía. Se vincula al proceso de radicalización de la Confederación Nacional Obrera de Cuba, CNOC, en 1934 y participa en el IV Congreso Obrero, también llamado de Unidad Sindical, que da una estructura vertical de dirección al Movimiento Obrero Cubano. En 1936 es electo vicepresidente del gremio de escogedores de Encrucijada y en 1939 funda, junto a Lázaro Peña, la CTC. Por su labor al frente de los obreros azucareros, es designado el 15 de noviembre de 1939, delegado a la Asamblea Constituyente y al año siguiente es electo Representante a la Cámara, convirtiendo su labor en un enfrentamiento constante a la burguesía y al imperialismo En 1942, crea junto a otros compañeros, la revista Azúcar, con el fin de divulgar los problemas de la clase obrera del sector. Durante su labor sindical logró la creación de la Caja de Retiro Azucarero y el pago de horas extras para los trabajadores. Inició y dirigió la batalla obrera por el pago del diferencial azucarero, hasta que el mismo fue incluido en la Cláusula de Garantías y se le pagó a los trabajadores. Dentro de su lucha junto a los obreros estuvo también la labor en función de lograr la higienización de los bateyes. El 22 de enero de 1948, mientras viajaba en tren, es provocado por el asesino Joaquín Casillas Lumpuy, quien trata de detenerlo, violando su inmunidad parlamentaria. Al negarse Jesús a ser arrestado, pues no había cometido ninguna violación de la ley, es asesinado por la espalda.

Carlos Rafaél Rodríguez

Nació en Cienfuegos, Las Villas el 23 de mayo de 1913 y murió el 8 de diciembre de 1997. Desde muy joven combatió al tirano Gerardo Machado como dirigente del Directorio Estudiantil y director de la revista juventud (1931), hasta que en 1933 tras la caída del régimen fue designado alcalde de Cienfuegos. Fue fundador del grupo literario Ariel y de la revista Segur en 1934) y en este mismo año ingresa en la Escuela de Derecho de la Universidad de la Habana en la que se graduó de Doctor en Derecho Civil y en Ciencias Política, Social y Económica para 1939. Durante sus años de estudiante fue dirigente del Comité de Huelga Universitaria, del Comité Estudiantil Universitario, subdirector del seminario Resumen, miembro del consejo de dirección de la Revista Universidad de la Habana y cofundador de la revista Mediodía. En las filas del Partido Socialista Popular, fue uno de sus más lúcidos y esclarecidos dirigentes Junto a Juan Marinello y Ángel Augier, funda la Editorial Páginas, ganando en 1938 el Premio Nacional “González Lanuza” y el Premio Nacional de Periodismo. Un año después ingresaría al Comité Nacional del Partido Unión Revolucionaria Comunista y Dirige Dialéctica (1942), revista de teoría marxista. Posteriormente pasa a ocupar un cargo directivo en la Sociedad Cubana de Estudios Históricos Internacionales y es tesorero de la Sociedad Cubana de Prensa y de la Sociedad Interamericana de Prensa. Como miembro del Buró Ejecutivo Supremo del Partido Socialista Popular se incorporó a la lucha insurreccional de la Sierra Maestra y luego del triunfo de la revolución fue director de Noticias de Hoy (1959-1962), profesor de la Universidad de la Habana y director de la Escuela de Economía; además de Ministro-Presidente del Instituto Nacional de Reforma Agraria, INRA, dirigente nacional de las Organizaciones Revolucionarias Integradas, ORI y del Partido Unido de la Revolución Socialista, PURS. Por otra parte fue miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Presidente de la Comisión Nacional de Colaboración Económica y Científico técnico y Vice-Primer Ministro del Gobierno Revolucionario Cubano. Participó en congresos internacionales y delegaciones comerciales. Es autor de diversos trabajos como El movimiento reformista y José Manuel Mestre y La filosofía en la Habana, además de ser coautor de la Carta a los intelectuales y artistas. También hizo el prólogo del texto El ala Izquierda Estudiantil y su época de Ladislao González Carvajal.

Aracelio Iglesias

Nació el 22 de junio de 1901, en Consolación del Sur provincia de Pinar del Río. Queda huérfano de padre y madre a los 13 años, trasladándose a La Habana. Fija su residencia en Regla y comienza a trabajar como bracero en los muelles. Es aquí donde comienza a forjarse como revolucionario al estar en contacto con las duras condiciones de vida y trabajo del sector obrero, hasta que en 1931 se integra al Partido Comunista de Cuba. Al declararse la huelga de 1933 contra la tiranía machadista, Aracelio fue uno de sus organizadores en el sector portuario y, luego, tras la caída del dictador se dedica a ampliar las filas del partido en los muelles Por su talla de dirigente proletario fue hecho prisionero, por tres años, en la prisión de Isla de Pinos, lo cual no impidió que al salir en libertad reanudara su quehacer revolucionario. Entre sus acciones en aquellos años se destacó su enfrentamiento con las empresas yanquis Flota Balines y Ward Line, además de encauzar la protesta de los obreros contra el Plan Trimestral. En 1938 asume el cargo de financiero del Sindicato de Estibadores y Jornaleros del Puerto de La Habana. Un año después es electo Secretario General. Durante su liderazgo se logró implantar la lista rotativa en el puerto lo cual daba oportunidad de trabajo para todos los estibadores, al declararse la rada de La Habana como puerto único, durante le Segunda Guerra Mundial, se alcanza el establecimiento del subsidio por paro portuario, protegiendo de esta forma a los obreros del interior del país y cuando se introducen en el puerto, los ferries y seatrains, innovación que significaba reducción de la fuerza de trabajo, Aracelio consigue que se apruebe una reglamentación que establezca una proporción entre la carga, el número de trabajadores necesarios y los jornales, para evitar el despido masivo. Además en este período se incrementan los salarios, el pago del descanso retribuido y la semana de 44 horas con pago de 48. Fue entonces catalogado por la prensa yanqui, como el Zar Rojo del Puerto de La Habana. Por ello, con órdenes directas desde los EU, el gobierno de Prío Socarás ordena su asesinato y cae abatido por balas asesinas, el 17 de octubre de 1948 en la sede del Sindicato de Obreros Portuarios

Páginas

Últimas noticias

Blogs

Este blog es un homenaje al destacado intelectual cubano Alfredo Guevara. Dr. Elier Ramírez Cañedo....
Blog del periodista Manuel Henriquez Lagarde.
En este blog hallará la otra información o los análisis que los Mass Media minimizan, silencian o manipulan....

Vídeo

Últimos tweets

Agenda

No existen resultados que mostrar.

Suscríbase a nuestro Boletín PCC.cu

Suscribirse a Boletín del PCC feed
Granma
Cuba Socialista
Juventud Rebelde
Agencia Cubana de Noticias
Revista Bohemia
Trabajadores.cu
Prensa Latina
Radio Rebelde