Sancti Spíritus de rojo y negro

CARMEN RODRÍGUEZ
Periódico Escambray
Los sostenidos resultados económicos, junto a logros sociales en las comunidades espirituanas, llevaron al municipio de Sancti Spíritus a las puertas de un 26 de Julio

“Si las ciudades valen por lo que valen sus hijos —proclamó el jefe de la naciente Revolución—, si las ciudades valen por lo que se han sacrificado en bien de la patria, si las ciudades valen por el espíritu y la moral de sus habitantes (…), Sancti Spíritus no podía ser una ciudad más”.

La frase, como diría un entrañable colega, ya ausente, es el mayor elogio que jamás le han hecho a este pueblo, el mismo que después de más de 60 años sigue siendo el protagonista de cuanto logro se escribe y cada batalla que se libra.

Desde que se supo la noticia, Julio Luis Jiménez López, primer secretario del Partido en el municipio, felicitó al pueblo espirituano, principales protagonistas de la hazaña

Por eso al darse a conocer la noticia, el primer pensamiento de Julio Luis Jiménez López, primer secretario del Partido en el municipio de Sancti Spíritus, fue para los yayaberos, miles de hombres y mujeres que se crecen en medio de situaciones económicas adversas y de una pandemia que acechó y cobró vidas durante más de dos años.

“Si este territorio tiene los resultados que lo hicieron merecedor de la sede de las actividades provinciales por el aniversario 69 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, es por la resistencia y creatividad de este pueblo; ellos, los espirituanos de a pie, el obrero, el estudiante, el médico, los de todos los sectores, son los verdaderos protagonistas, gente comprometida que aporta en el día a día para seguir avanzando”.

EN LOS BARRIOS SE CONSTRUYE UN SUEÑO

“Aquí en Agramonte estamos viendo cómo se hace realidad lo que soñábamos; ahora estamos en un punto de partida que nos seguirá dando contenido para trabajar”, me decía hace un tiempo Felino Marrero, vecino de ese barrio, quien, donde antes estaba el viejo y emblemático terrenito de fútbol convertido en un potrero y comedero para caballos, vio crecer un combinado deportivo y cómo el terreno se cercó y acondicionó para jugar softbol y pelota, baloncesto y voleibol, junto a otras obras de interés social que cambiaron de la noche a la mañana la imagen de la comunidad.

Si en algo se ha trabajado duro en los últimos dos años ha sido en esas nuevas urgencias relacionadas con el mejoramiento de las condiciones de vida, habitabilidad y servicios públicos en las comunidades espirituanas consideradas vulnerables, como bien señalara Alexis Lorente Jiménez, presidente de la Asamblea Provincial a propósito del aniversario 508 de la fundación de la ciudad.

“Se han rehabilitado comunidades importantes como Agramonte, donde quedan acciones pendientes, y el Camino de La Habana, barrio en el cual casi la totalidad de las instituciones y las áreas comunes de esparcimiento han sufrido transformaciones.

Al unísono se trabaja en las nueve circunscripciones que en el municipio son consideradas vulnerables, se concluyó el vial de acceso a El Caney, algunos trabajos en Las Tosas y en Pojabo. “Nada de lo que se ha logrado hubiera sido posible sin el apoyo de los pobladores”, señaló el también miembro del Consejo de Estado.

La reanimación de comunidades vulnerables es de los logros más significativos durante la etapa

Fuera de esas vulnerabilidades se mejora la calidad de vida de los espirituanos con la construcción del miniparque del Camino de La Habana, supiaderos en varios sitios de la ciudad, se rehabilitan redes de alcantarillado y se repara el alumbrado público.

“El esfuerzo de todos estos años abarca mucho más —acota Julio—, de ahí que, la decisión de que sea en este territorio la sede del acto provincial por el aniversario 69 del asalto al Moncada tenga en cuenta el positivo desempeño en el ámbito económico político y social del territorio con favorables indicadores en los principales renglones económicos referentes a la siembra y producción de cultivos varios, la producción de leche, el cumplimiento de la circulación mercantil y de igual manera se ha destacado en la atención al Plan Turquino, en el trabajo cultural comunitario y la preservación del patrimonio, como dice el acuerdo del Buró Provincial del Partido”.

A LAS PUERTAS DE UN 26

Incluso durante una pandemia que ya casi es pasado gracias al esfuerzo de médicos, maestros, estudiantes, científicos y el pueblo, Sancti Spíritus no bajó la guardia en ninguna de las esferas decisivas con soluciones, alternativas y acciones en aras de mantener su economía.

Distingue al municipio una tasa de mortalidad infantil y materna de cero, garantía de la cobertura médica en la totalidad de los consultorios del médico de la familia y algunas instituciones son objeto hoy de importantes reparaciones capitales, mientras que en el ámbito deportivo se materializaron logros en las diferentes categorías del béisbol y se recuperaron e instalaron gimnasios biosaludables.

“Hay avances en la cultura, en la aplicación de la ciencia y la innovación, en el programa de Asistencia Social que tiene asignado para el año un presupuesto de 50 millones de pesos y ha beneficiado a más 900 personas. Por otra parte, se ha contado con un amplio apoyo a los procesos políticos y a las proyecciones y acciones emanadas de la Asamblea de Balance del Partido”, puntualizó el máximo dirigente partidista en el territorio cabecera provincial.

En el territorio se han reparado mercados agropecuarios en barrios vulnerables

El Día de la Rebeldía Nacional es una fecha memorable para los cubanos, pero también de retos: “Estamos convocando a una jornada de esfuerzo decisivo para concretar los resultados que nos llevaron a obtener este estímulo a partir de un amplio programa plagado de acciones que integran a las organizaciones de masas, dirigidas, fundamentalmente, a la producción de alimentos, la siembra de caña y la transformación de las comunidades” detalló Julio.

Sancti Spíritus vive en su historia, resiste y también crea en medio de limitaciones reales, por eso no faltarán las actividades del verano, engalanamiento de los centros de trabajo y sitios históricos con motivo de la fecha, todo con la participación de los yayaberos, ese pueblo merecedor de esta sede, el que, al final, con su quehacer, es quien se lleva las palmas.