Maceo y Panchito: De lo más sublime y heroico de la historia de Cuba

 MsC. Javier Quintana Alonso
Profesor Instructor - Departamento de Historia de Cuba
Este 7 de diciembre se conmemora el aniversario 125 de la caída en combate del Lugarteniente General Antonio Maceo y su ayudante, el Capitán Francisco Gómez Toro en la localidad habanera de Punta Brava.

Este 7 de diciembre se conmemora el aniversario 125 de la caída en combate del Lugarteniente General Antonio Maceo y su ayudante, el Capitán Francisco Gómez Toro en la localidad habanera de Punta Brava.

En un desventajoso combate aquel día, en el marco de la Guerra Necesaria, el veterano de la contienda de 1868, intentó detener la ofensiva de los soldados ibéricos contra sus hombres. Sin embargo, las posiciones en el terreno conseguidas por el ejército enemigo eran complejas de burlar y Maceo queda en el medio de la balacera del combate; un disparo entonces le penetra la cara saliéndole por el cuello, su muerte fue prácticamente instantánea.

Sin dudas se trataba de uno de los mambises más destacados de las Guerras cubanas. Había estado en más de 600 acciones combativas, entre las que se cuentan alrededor de 200 combates de significación. Tenía más de una veintena de cicatrices en su cuerpo  provocadas por la lucha y había sido el artífice de la invasión a Occidente, una de las acciones más complejas de las guerras.

Al enterarse de ese fatal desenlace, su ayudante de apenas 20 años, Francisco Gómez Toro, que se encontraba aún lesionado a causa de unas heridas que sufrió en un combate anterior, sale a rescatar el cuerpo de su jefe y amigo, en un acto en el que prácticamente fue a inmolarse. Producto de la mantenida situación desfavorable para los cubanos, "Panchito", como también era conocido, resulta primero herido y luego rematado por las fuerzas españolas.

Con su grado de Capitán, y la corta edad que tenía, sumaba 14 acciones combativas al fallecer. La lealtad por los ideales que lo movieron a luchar en la manigua y su lealtad a su jefe, Antonio Maceo, lo caracterizaron siempre.

Los cuerpos de estos mambises tendidos en el campo de batalla fueron recuperados por las tropas del teniente coronel Juan Delgado. Esa noche los insurrectos lavaron los cuerpos de los dos héroes, los velaron y fueron sepultados, de manera temporal y en secreto, en la finca Cacahual, propiedad de Pedro Pérez, tío del teniente coronel Delgado.

Así, fueron exhumados en septiembre de 1899, una vez que España había salido definitivamente del territorio nacional. Desde entonces ahí reposan, en el Mausoleo de El Cacahual, los restos de Panchito junto a los de su jefe, el Titán de Bronce, Antonio Maceo.

Ese día luctuoso por la pérdida de grandes hombres, se le rinde tributo a los héroes caídos en las luchas por la independencia nacional. Además también se le honra homenaje a los caídos en las misiones internacionalistas.

En efecto, como parte de la Operación Tributo, el 6 de diciembre de 1989, regresan a Cuba los cuerpos de 2 085 cubanos que perdieron la vida en la Operación Carlota ayudando a salvaguardar la independencia de Angola. En el mausoleo de El Cacahual, el Comandante Fidel Castro presidió el acto homenaje para darle patriótica sepultura a esos héroes del siglo XX cubano, junto con sus similares del siglo XIX.

Ese día Fidel enfatizó contundentemente: “Al escoger esta fecha para dar sepultura a los restos de nuestros heroicos combatientes internacionalistas caídos en diversas partes del mundo, fundamentalmente en África, de donde vinieron los antepasados de Maceo y una parte sustancial de nuestra sangre, el 7 de diciembre se convertirá en día de recordación para todos los cubanos que dieron su vida no solo en defensa de su patria, sino también de la humanidad. De este modo, el patriotismo y el internacionalismo, dos de los más hermosos valores que ha sido capaz de crear el hombre, se unirán para siempre en la historia de Cuba”.