La huella de Carlos Coello en el Che

PCC
Con 16 años se suma a la lucha guerrillera en la Sierra Maestra, y como integrante de la columna 8 Ciro Redondo, al mando del Che, hace la Invasión, y a partir de marzo de 1959 se convierte en escolta del jefe argentino-cubano, función a la cual se dedicó hasta su caída en combate.

El Che, en su Diario de Campaña, el 26 de junio de 1967 anotó: “Día negro para mí. (...) Había muerto Carlos Coello Coello, el combatiente que bajo sus órdenes peleó en la Sierra y la Invasión, le siguió en el Congo y le fue inseparable en Bolivia, hasta ese aciago día.

La caída del guerrillero sucedió en un lugar conocido como Piraí (pececillo, en guaraní), donde el destacamento revolucionario había situado una emboscada al ejército boliviano. Había nacido el 2 de diciembre de 1940 en la finca La Caridad, cerca de Manzanillo, actual provincia de Granma.

Con 16 años se suma a la lucha guerrillera en la Sierra Maestra, y como integrante de la columna 8 Ciro Redondo, al mando del Che, hace la Invasión, y a partir de marzo de 1959 se convierte en escolta del jefe argentino-cubano, función a la cual se dedicó hasta su caída en combate.

En el Congo recibe el sobrenombre de Tuma, de la palabra swuhili “tumaini” que significa “esperanza”. Junto a Harry Villegas (Pombo), y José María Martínez Tamayo (Ricardo) llega a Bolivia, el 25 de julio de 1966, para crear las bases del futuro destacamento guerrillero.

Ya el 7 de noviembre están los tres, junto al Che, en Ñacahuasú. Los restos de Carlos Coello Coello, Tuma, reposan desde el 17 de octubre de 1997 junto a los de su querido jefe. Al morir tenía solo 26 años y la alegría incompleta del nacimiento de un hijo, a quien su esposa nombró Carlos Tumaine, al que no pudo conocer.

De su muerte dijo el Che: “Con él se me fue un compañero inseparable de todos los últimos años, de una fidelidad a toda prueba, y cuya ausencia siento ahora casi como la de un hijo”.

Los restos de Carlos Coello Coello, Tuma, reposan desde el 17 de octubre de 1997 junto a los de su querido jefe. Es uno más de los miembros del Destacamento de Refuerzo, como lo calificara Fidel.