En las transitarias, actuar de manera distinta para encontrar soluciones

Alina Perera Robbio
Foto: Estudios Revolución
Desde el Palacio de la Revolución y dirigida por el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, tuvo lugar nuevamente este jueves una reunión de chequeo del trabajo de las empresas que reciben y distribuyen la paquetería que llega a Cuba con destino a las personas naturales.  

Los problemas más complicados, aquellos en los que a pesar del esfuerzo no se avizoran soluciones, llevan nuevos métodos y estilos de trabajo. De tal manera reflexionó este jueves, desde el Palacio de la Revolución, el Primer Ministro de la República de Cuba, Manuel Marrero Cruz.

«Hay que hacer cosas diferentes». Tal certeza fue compartida por el Jefe de Gobierno durante el encuentro, presidido por él, con representantes de las empresas que reciben y distribuyen la paquetería que llega a Cuba desde otros lugares del mundo y que tiene como destino a las personas naturales.

El intercambio —que también estuvo encabezado por el viceprimer ministro Jorge Luis Tapia Fonseca y por el titular de Transporte, Eduardo Rodríguez Dávila—, tiene lugar como parte del seguimiento que la dirección del país está haciendo a cómo funcionan esas entidades que también son denominadas «transitarias», y que tienen la meta, prácticamente inmediata, de satisfacer la demanda de los destinatarios, poniendo especial énfasis en los envíos que llevan más tiempo en almacenes.

«Nos queda poco tiempo», apuntó Marrero Cruz en alusión a finales de octubre, momento que está señalado como la fecha que la dirección del país ha escogido para poder declarar que los atrasos de las «transitarias» son asuntos superados.

A propósito de ese reto cuyo cumplimiento se está analizando semana tras semana, el Primer Ministro puntualizó que las entidades que en este minuto presentan las mayores dificultades son la Empresa Aerovaradero S.A., la Empresa de Mensajería y Cambio Internacional del Grupo Empresarial Correos de Cuba, y el Centro de Agrupe y Desagrupe de la Empresa Transcargo.

El Jefe de Gobierno pidió identificar bien los problemas, resolver la situación de la paquetería que va quedando en los almacenes, al tiempo de no perder de vista que, una vez que concluya el actual proceso, sobrevendrá una etapa de certificación a través de la cual sea posible dejar en claro el estatus de cada carga pendiente, y de las causas por las cuales ella no está en manos de sus dueños. Todo; con miras a poder establecer «un mecanismo de entrega normal», en el rango de los 30 días, como está establecido.

Durante la jornada de análisis el titular de Transporte, Eduardo Rodríguez, ofreció una explicación detallada acerca de la actual situación de las «transitarias». Y afirmó que las provincias donde se concentran los mayores problemas son La Habana, Matanzas, Villa Clara, Camagüey, y Holguín.

Ese fue el punto de partida para que los directivos de las empresas de paquetería, jefes de almacenes, y autoridades de las provincias con mayores atrasos —quienes intercambiaron con la dirección del país a través de videoconferencia—, ofrecieran una panorámica sobre cuánto se hace para distribuir con la mayor agilidad posible los envíos, así como sobre cuáles son las trabas que restan eficiencia y rapidez al cumplimiento de la tarea.

En el espíritu que busca la solución a cualquier deficiencia en las empresas de paquetería, Manuel Marrero Cruz pidió ser flexibles en cada análisis que se haga, detectar y comunicar con rapidez acerca de cualquier traba, diseñar las operaciones de distribución que sean necesarias, y destinar las horas que sean precisas en aras de cumplir la palabra empeñada con la población.