¡En Baraguá hay que trabajar duro!

José Alemán Mesa
Periódico Invasor
En su segunda y última jornada de trabajo en Baraguá, los miembros del Secretariado del Comité Central del Partido y de su estructura auxiliar se abrieron camino sobre el fango, hasta llegar a las comunidades de Pueblo Nuevo, en el Consejo Popular (CP) Las Veinte; y Corojo Línea, en el CP Corojo, ambas identificadas como vulnerables, teniendo en cuenta un grupo de problemáticas sociales.

En su segunda y última jornada de trabajo en Baraguá, los miembros del Secretariado del Comité Central del Partido y de su estructura auxiliar se abrieron camino sobre el fango, hasta llegar a las comunidades de Pueblo Nuevo, en el Consejo Popular (CP) Las Veinte; y Corojo Línea, en el CP Corojo, ambas identificadas como vulnerables, teniendo en cuenta un grupo de problemáticas sociales.

A Pueblo Nuevo fue Yudith Rivera Céspedes, funcionaria de la estructura auxiliar del Comité Central. Allí constató que las organizaciones del barrio no funcionan (CDR y FMC), razón por la cual Daimaro Ramírez Mejías, delegado de la comunidad y también presidente del CP Las Veinte (con 2 324 habitantes), expresó que, por algo muy puntual, “guapea” con algunos de los 245 lugareños, especialmente los combatientes de la Revolución.

La compañera, que atiende la esfera de Relaciones Internacionales en esa estructura nacional, compartió un buen rato con las personas frente a la bodega de Pueblo Nuevo. Su administrador durante 12 años, Alexey Palmero Drago, precisó que los 96 núcleos familiares reciben, con cierta periodicidad, además de los alimentos de la canasta básica, los productos de las cadenas de tiendas en pesos cubanos (CIMEX y Tiendas Caribe).

A sus 65 almanaques, Alexey conoce al detalle cada problema de la distante comunidad, sin dejar de reconocer lo que se hace por mejorar la vida de los de allí, de la buena voluntad de su delegado. Él, apoyado por sus vecinos, habló de las serías dificultades con el transporte para entrar y salir de un pueblo —visto entre los más intrincados del municipio. Insistieron, sobre todo, en el transporte de los estudiantes y enfermos.

“Muchas veces viajan en carretas, carretones, lo que pase; incluso, vienen descalzos por esos solitarios terraplenes”. En otras intervenciones, sobresalió la situación con los medicamentos, que merecen mejor distribución y acercar los servicios farmacéuticos a los ciudadanos. Yudith Rivera Céspedes orientó al delegado revisar eso con Farmacia, el médico del consultorio local y otras instancias involucradas, si bien no es de ahora el tema.

El joven Daimaro Ramírez Mejías, atento a lo que exponían sus electores, informó sobre 100 000.00 pesos entregado por el Gobierno para transformar espacios como la bodega, el consultorio y la escuela primaria. Se refirió, al mismo tiempo, a las situaciones con la vivienda, pues todavía quedan 13 casas por atender, con piso de tierra, en trámites de legalización.

Mientras Yanelys García Viñales se acercaba al grupo del debate, ya el delegado, conocedor de su comunidad, la anunciaba con una compleja situación habitacional. Ella, a sus 44 años, es madre de seis hijos, cinco de ellos menores de 14 años y la otra es la enfermera del consultorio.

La funcionaria del CCPCC se llegó a la casa en cuestión y comprobó la veracidad de lo dicho, aconsejando enseguida al delegado revisar la idea del local en desuso próximo a la escuela, que quizás puede reacondicionarse y sacar esa familia de la vulnerabilidad que enfrenta. “No hay dinero en el Gobierno para comprar casas a madres con tres hijos menores de edad, de acuerdo con el programa definido para eso”, aclaró el presidente del CP Pueblo Nuevo.

Anteriormente, Daimaro sacó “debajo de la manga” ese inmueble, porque, según manifestó, sus superiores lo han dejado en el plano de las ideas, ante lo cual insistirá, a ver qué pasa. Por cierto, esa edificación pertenece a la escuela primaria, donde pudimos dialogar con su encargada, Arlay Rodríguez Reyes. La institución educativa posee una matrícula de 16 alumnos y tres maestros, distribuidos en sus aulas mixtas.

escolar en Baraguá

En Pueblo Nuevo, que puede lucir más nuevo, hay un consultorio del médico y enfermera de la familia: el número 3, perteneciente al Área de Salud de Baraguá. Graduado hace casi dos calendarios, Alexander Osorio Aranda lleva igual periodo como médico allí, acompañado por Dairy Viñales García, de 27 años, con seis almanaques de experiencia en la enfermería.

A pesar de los problemas constructivos, con filtraciones de techo y algunos detalles con la pintura, existe en esa institución básica de salud disponibilidad de oxígeno medicinal y un equipo que produce oxígeno comprimido a través de electricidad, adquirido como parte del enfrentamiento a la COVID-19. El doctor, guantanamero con dirección en Pueblo Nuevo, culminará su servicio social de tres años y aspira a una especialidad en Oftalmología.

enfermeros municipio Baraguá

Tan identificados están los problemas de salud de la comunidad que Alexander, frente a la funcionaria del CCPCC, dijo: “Tenemos 245 pacientes, de ellos 31 hipertensos, cuatro diabéticos, tres asmáticos, tres cardiópatas, 51 adultos mayores, dos embarazadas y cinco lactantes. Preocupante para nosotros las crisis hipertensivas”. Obviamente, todo no es perfecto, pero marcha, con mucho y con poco.

Yudith Rivera Céspedes caminó este martes el Combinado Deportivo Mártires del 9 de abril, en la cabecera municipal, donde exhortó a sus (51) trabajadores a continuar llevando a los barrios no solo el deporte. Igualmente, dedicó tiempo al análisis del deterioro de las áreas adyacentes al centro, como son el biosaludable —de los primeros en colocarse en la provincia—, pista de atletismo, las canchas de voleibol y baloncesto, y los estadios de béisbol para pequeños y mayores.

Fernando Sánchez Hurts, secretario del Comité de Base del Partido, mostró disposición para seguir acrecentando el número de militantes en un amplio universo.

Por otra parte, Luis Enrique Martínez Rosa, encargado de la inspección a esas instalaciones en la Dirección Municipal de Deportes y miembro del Comité Municipal del Partido, advirtió la falta que hace cambiar la imagen de esas áreas: “El huracán Irma tumbó varias planchas de fibrocemento en las gradas del estadio, cubierta que ya tenemos, pero no hemos podido poner. Hablamos de pintarlo. Ahí pudieran entrenar los Tigres. Preocupante es la piscina de Baraguá, que data de 1944, dificultada en sus prestaciones por el altísimo deterioro de su tubería”.

En Corojo Línea, otro poblado al que arribó esta tarde de martes el CCPCC, el funcionario Luis Ramírez Provance (bajo aguacero) dialogó con los vecinos de una zona considerada vulnerable por la lejanía de la cabecera municipal y por tener varias dificultades, entre ellas, con la vivienda, escasas oportunidades de empleo y viales.

 

 

Entre los planteamientos de la población estuvo culminar las labores en el Acueducto, trabajos paralizados hace varios años por limitaciones técnicas y financieras. También el vial de acceso al poblado posee deterioro, otro reclamo popular.

Celia Reina Rodríguez, intercoordinadora del CP Corojo, añadió que16 núcleos son asistidos por sus condiciones de vulnerabilidad, con prestaciones monetarias temporales. “Se han dado recursos a ocho núcleos familiares, como ropas y útiles personales y del hogar”.

Casi en la noche, el vicejefe del Departamento de Atención al Sector Social del Comité Central del Partido, doctor Yoel Pérez García, dio por terminada la visita a Baraguá, pero remarcó en que ellos se van, pero los problemas se quedan en mano de las estructuras municipales y no pueden dilatarse las soluciones.

Entre los puntos señalados, constan: comunidades sin la debida atención en servicios básicos como transporte y Farmacia, en las que hay que evitar la emigración, pues son agrícolas y representan la sostenibilidad de la principal fuente de ingresos del territorio.

Indicó revisar los proyectos de desarrollo locales, pues de 17, solo uno aporta en este momento al municipio, fortalecer el funcionamiento orgánico del Partido en centros laborales y niveles de dirección, seguir trabajando para llegar a las 390 madres con más de tres hijos y los 230 ancianos que viven solos, y hacer de los 33 consultorios y dos policlínicos “joyas”, porque potencialidades existen.

Evaluó la estrategia de culminación de la actual zafra, la siembra de caña, las proyecciones a corto plazo de una industria con no pocas dificultades, así como la producción de alimentos en la Empresa Agropecuaria La Cuba, con números desfavorables en sus rendimientos. Para el central-refinería Ecuador, caña que no se siembre hoy es menos azúcar mañana, además de las pérdidas que acumula.

Todo lo expuesto en los informes son retos para la administración, el Gobierno y el Partido, que deben ser capaces de montar sistemas de trabajo por prioridades, en el que no falte la atención a las siete comunidades vulnerables, al perfeccionamnientos en el sector de la Salud Pública y al avance de las estrategias económicas y sociales que el país determinó para este año. “No puede existir un problema sin explicación”, concluyó, no sin antes agradecer la acogida durante ambas jornadas.