El Socialismo próspero y sustentable que merecemos debemos construirlo todos los días

Sayli Sosa Barceló
Periódico Invasor
“Quiero, por último, reconocer el trabajo de los medios de prensa por todo el esfuerzo para que avileñas y avileños, Cuba toda, fuera testigo de este intercambio del Comité Central del Partido y el pueblo, que no persigue otra cosa que el Socialismo próspero y sustentable que nos merecemos”.

En apenas cuatro días el Secretariado del Comité Central del Partido y su estructura auxiliar le tomaron el pulso a Ciego de Ávila y comprobaron que late. Esa suerte de electrocardiograma político y socioeconómico dejó ver “sístoles” y “diástoles”, zonas de luz y avance, y otras donde la grisura capea aún.

El latir avileño, como se le ha dado en llamar al movimiento político y transformador impulsado por las autoridades del Partido y el Gobierno aquí, precisa “arterias” limpias y corazones sanos, para que no haya infartos ni anginas.

Tanto recurso retórico y cardiológico parecería fatuo, pero aquí hablamos solamente de una cosa: trabajar mejor.

• Consulte aquí la cobertura de Invasor a la visita integral

Es lo que está en la letra de las ideas, conceptos y directrices emanados del VIII Congreso del Partido, centro del chequeo del Secretariado del Comité Central en la provincia. Equipos de trabajo recorrieron todos los municipios, pulsando los diferentes escenarios de la vida económica y social de esos territorios, con paradas en empresas (sobre todo aquellas con pérdidas), formas productivas del sector campesino, entidades estatales de la actividad agropecuaria, centros educativos, de la salud, los servicios, comunidades identificadas como vulnerables…

Uno de los miembros de esa estructura partidista y Jefe del Departamento de Atención al Sector Social, Jorge Luis Broche Lorenzo, accedió a la solicitud de Invasor de ofrecer una valoración al término de la visita.

“Primero tengo que reconocer las condiciones que se han creado para cumplir los objetivos de la visita. Como siempre es característico de avileñas y avileños, han sido excelentes anfitriones y nos han permitido desarrollar todas las acciones concebidas. Eso amerita un reconocimiento, porque no estamos hablando solo de la estructura provincial, sino que la organización llegó hasta las comunidades. Sabemos el esfuerzo que hay que desencadenar para crear condiciones óptimas.

“Lo segundo que debemos decir es que, a más de un año de haberse celebrado el XIII Congreso del Partido y de haber trazado las ideas, conceptos y directrices que sustentan lo acordado en esa magna cita, comenzó un proceso de implementación de esos acuerdos. Debemos decir que se avanza con coherencia en esos objetivos y se irradia hacia todos los escenarios de la vida en las provincias.

“Y aunque se aprecia un dominio de estos elementos conceptuales, precisamos ya un salto superior, para que se generen las transformaciones a las que apuntan los acuerdos. Ese era el objetivo de esta visita. Comprobar qué transformaciones se han producido y evaluar las principales preocupaciones de nuestro pueblo y cómo participamos en la solución de esos problemas.

“Cómo el Partido fortalece su funcionamiento interno, cómo engrana sus procesos para irradiar hacia el resto de la sociedad y transformar, que no significa, en ningún caso, obstaculizar la gestión de gobierno, porque existe un proyecto de gobierno que se ejecuta de manera coherente. Nuestro mandato es articular las fuerzas del sistema político cubano, para acompañar esos proyectos, impulsarlos y fiscalizarlos. Esa fue la esencia de nuestro trabajo esta semana en Ciego de Ávila.

“En la provincia todas estas ideas se han interpretado correctamente, se han venido implementando, hay cosas que tenemos que transformar con más agilidad, otras dependen de profundos cambios y requieren más tiempo, pero existe el compromiso.

“Se ven cosas positivas, que nos dan mucha alegría. Yo, que tuve la oportunidad de estar en la UEB pesquera de Júcaro el año pasado, en un escenario pandémico muy fuerte en el mes de agosto, vi otra realidad esta semana. Es una entidad donde los trabajadores participan en la toma de decisiones, directivos que despiden y reciben a las embarcaciones cuando van y regresan de su difícil misión. Hablan con sentido de pertenencia, de lo que falta para cerrar ciclos en la producción camaronera. Hablan desde el punto de vista material y espiritual del colectivo. Eso da, repito, mucha alegría.

“Quiero, por último, reconocer el trabajo de los medios de prensa por todo el esfuerzo para que avileñas y avileños, Cuba toda, fuera testigo de este intercambio del Comité Central del Partido y el pueblo, que no persigue otra cosa que el Socialismo próspero y sustentable que nos merecemos”.