El reto de salvar la vida.

Daína Caballero Trujillo
PCC
El encuentro digital llamó a intercambiar sobre los esfuerzos de Cuba en su lucha por la preservación del medio ambiente y contra el cambio climático, y de cómo el bloqueo estadounidense constituye un obstáculo en este empeño.

“El reto de salvar la vida. Cambio climático y bloqueo a Cuba” fue el nombre del primer Encuentro Virtual Solidaridad vs Bloqueo del año en curso, espacio que lod día 17 de cada mes convoca el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) .

Esta vez, en el encuentro digital se intercambió sobre los esfuerzos de Cuba en su lucha por la preservación del medio ambiente y contra el cambio climático, y cómo el bloqueo estadounidense constituye un obstáculo en este empeño.

Esta política genocida, entorpece la estrategia cubana de enfrentamiento al cambio climático y las políticas medioambientales promovidas en la Isla, aspectos claves dentro del modelo de desarrollo cubano.

Para conocer sobre las políticas del Estado, el Gobierno y la sociedad civil en el cuidado del medio ambiente y los recursos naturales intervinieron especialistas del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) y promotores de iniciativas y proyectos ambientalistas de nuestro país.

El evento - transmitido por las cuentas oficiales en redes oficiales del ICAP - contó con la presencia de amigos de varias latitudes.

Con el triunfo de la Revolución se promovió en Cuba el marco legal e institucional que promueve el cuidado y conservación del medio ambiente. Al respecto, Daymi Álvarez Martínez, Jefa de Departamento de Evaluación y Control de la Dirección de Instrumentos de Política Ambiental, expuso las funciones del ministerio y el desarrollo de sus funciones desde su creación hasta la actualidad, siempre en pos del perfeccionamiento de las acciones para la protección ambiental dentro del país y en consonancia con las pautas internacionales.

“Desde el año 1994 cuando se crea el Citma, se impulsa la política y la gestión ambiental en el ámbito nacional, a partir de ahí se protegió el uso de los recursos naturales. Así mismo se aprueba la ley 81, Ley de Medio Ambiente, donde se deja establecido que el país destina esfuerzos para esta tarea y los instrumentos para la estrategia nacional en este sentido, teniendo en cuenta que Cuba es un país insular donde los recursos naturales son escasos y se hace necesario hacer un uso adecuado de estos”, rememoró.

Se recordó también el pensamiento visionario de Fidel y el impulso que dio a estos temas por su importancia para el desarrollo nacional, de la región y el mundo. Su discurso de 1992, en la Cumbre de Rio o la llamada Cumbre de la tierra en Naciones Unidas, es muestra de ello.

Por otra parte, Orlando Reyes, Asesor del propio ministerio, conversó sobre los requerimientos para llevar a cabo una política responsable y comprometida en el cuidado del medio ambiente. La Tarea Vida, uno de los proyectos más importantes en este asunto, está dirigida a contrarrestar los impactos del cambio climático en zonas vulnerables del archipiélago.

Sustentado en un amplio número de resultados científicos de carácter multidisciplinarios,  el Plan de Estado para el Enfrentamiento al Cambio Climático (Tarea Vida) comenzó a ejecutarse hace cuatro años, tras su aprobación por el Consejo de Ministros el 25 de abril de 2017.

Compuesto de cinco acciones estratégicas y 11 tareas, el programa está dirigido a contrarrestar los impactos de ese proceso en las zonas vulnerables del archipiélago cubano, la mayoría asentadas en regiones costeras, mediante medidas de adaptación y mitigación en el corto (2020), mediano (2030), largo (2050) y muy largo plazo (2100). Su ejecución y control es asumido por el Citma.

“En el caso de Cuba, el modelo socialista es vital para la evolución de la Tarea Vida. Hay que resolver problemas estructurales, que eso para Cuba siempre ha sido un problema, como el tema de la pobreza extrema, con la cual Cuba estuvo lidiando y erradicó al triunfo de la Revolución, porque es muy difícil que en condiciones de pobreza extrema, desigualdades económicas y sociales, pueda desarrollarse una agenda climática”, se precisó.

“Un plan como Tarea Vida requiere un sistema socialista en su soporte, que no esté sesgado por las ganancias, que tenga como presupuesto la equidad social y evitar todo tipo de desigualdad”, agregó Reyes. 

A pesar del panorama que nos impone el bloqueo de Estados Unidos, diversos han sido los proyectos y programas llevados a cabo desde el gobierno para promover acciones ambientalistas con expresiones comunitarias y nacional.

“Desde el ámbito económico también se ve afectada programas como el de Tarea Vida. Un caso típico es que no se puede acceder a los bancos multilaterales de desarrollo, dependemos de la cooperación bilateral. Dependemos del sistema de Naciones Unidas pero nuestras posibilidades son mucho más limitadas que las de cualquier país porque los eventuales socios para hacer operaciones con Cuba también reciben presiones”, explicó Orlando Reyes.

Un papel importante en el desarrollo de la implementación de las políticas dirigidas a respetar el medio ambiente en la Mayor de las Antillas, lo juega la Red Juvenil Ambiental de Cuba, organización implicada en proyectos de educación ambiental, reforestación, saneamiento de zonas costeras, en el plan de soberanía alimentaria y nutricional haciendo acciones de capacitación, entre otras.

Yanelis Peña Guerra, Coordinadora Nacional de la Red, comentó que  el bloqueo ha incidido directamente en la adquisición de algunos insumos como guantes, bolsas de nylon para la recogida de los desechos, y otros instrumentos a fines.

 “Pero a pesar de esto, la innovación y el esfuerzo de los jóvenes se ha impuesto y nos sobreponemos a las dificultades para cumplir con las funciones de la organización. Para desde ella también luchar contra esta política inhumana que atenta incluso contra un tema tan noble y de vital importancia como el de salvar la vida del planeta que todos habitamos”, detalló.

Asimismo, la Presidenta de la Sociedad Civil Patrimonio, Comunidad y Medio Ambiente, Marta Pérez Cortés,  compartió su experiencia: “Nuestra organización apoya la preservación del Centro Histórico de la Habana Vieja desde el punto de vista socio cultural. Trabajamos con la localidad en el Manejo sostenible de residuos sólidos, talleres de educación ambiental, reciclaje de materias primas, campañas de cuidado animal, etc".

Se expuso también que  muchas de las donaciones enviadas desde organizaciones internacionales de cooperación  que se implican en estas acciones y campañas, y ayudan con medicamentos y otros insumos, no han podido llegar a Cuba, interceptadas en el camino por las regulaciones existentes debido al bloqueo. “Nos vemos incapacitados también de acceder a otros materiales e insumos que son de vital importancia en el trabajo que realizamos en la comunidad”, añade  Pérez Cortés.

Cuba se replantea su desarrollo económico y social desde la sostenibilidad, teniendo en cuenta las vulnerabilidades de los pequeños estados insulares y asumiendo estas como enfoque de lucha contra el cambio climático desde la óptica de los países subdesarrollados y reitera su compromiso con la preservación; así quedo demostrado en el encuentro virtual “El reto de salvar la vida. Cambio climático y bloqueo a Cuba”.