Dialogar con el pueblo, clave en la gestión de Gobierno

Laura Mercedes Giráldez
Granma
El Presidente de la República encabezó este jueves la primera jornada de trabajo de la tercera visita Gubernamental a Pinar del Río. Además del Primer Ministro participan en esta ocasión cuatro viceprimeros ministros, 12 titulares de diferentes carteras, tres viceministros y dos presidentes de institutos
Fotos: Estudios Revolución

PINAR DEL RÍO.- «¿El barrio avanza o no avanza?» El diálogo con el pueblo, desde todos sus espacios, es práctica constante que ha seguido el Gobierno cubano y deja experiencias de mucha valía.

Por eso, justo en un barrio, allí donde urge tomar el pulso a la cotidianidad de la nación, inició su agenda de trabajo el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante la tercera visita gubernamental que se realiza a la más occidental de las provincias cubanas.

«¿Están escuchado lo que ustedes proponen? ¿Se encuentran soluciones a los principales problemas?» Quiso saber también el mandatario cubano al intercambiar con los vecinos del reparto Cinco de septiembre, una de las 36 comunidades vulnerables de Pinar del Río en las que actualmente se desarrollan acciones para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Sí, hace meses que el barrio se transforma. Agradecido, el pueblo contó acerca de cuánto se ha hecho, y también sobre otras acciones que todavía pudieran concretarse. Una vez iniciada la colocación de aceras y contenes, tras lo cual está previsto asfaltar las calles, son los servicios de telefonía y abasto de agua de los que más planteamientos se continúan acumulando en la comunidad.

Para algunos problemas habrá que hacer inversiones que en estos momentos no estamos en condiciones de asumir, explicó el Presidente Díaz-Canel. No obstante, aseguró a quienes le escuchaban que el avance sostenido en las labores de rehabilitación permitirá encontrar más soluciones.

De lograr una mayor participación en el control popular de todo lo que hace habló a los vecinos, para que no se derrochen los recursos y todo se haga con calidad. Tal como ha hecho en diversos lugares del país, insistió en potenciar conceptos esenciales como la información constante y oportuna a la población sobre lo que se ejecuta; vincular a todos los actores en el desarrollo de proyectos locales que permitan mejorar la calidad de vida del pueblo; y escuchar, para encontrar juntos las mejores soluciones.

Además de trabajar en lo material, enfatizó, hay que llegar a la espiritualidad de la gente, a sus emociones. Son caminos que permitirán atender mejor a personas en situaciones de vulnerabilidad y acompañarlas.

Con el apoyo de varias instituciones del territorio y la propia comunidad, allí se avanza en la rehabilitación de viviendas, bodegas, el consultorio del médico y la enfermera de la familia, el círculo infantil y otras instalaciones.

 

Foto: Estudios Revolución.

La comunidad ha cambiado mucho, coincidieron en señalar los pobladores. No solo de insatisfacciones hablaron al Presidente, también lo hicieron de avances y agradecimiento, porque la Revolución nunca los ha dejado solos.

PONER LA PRODUCCIÓN EN FUNCIÓN DEL BIENESTAR DEL PUEBLO

«Que el bienestar de la gente esté en función de lo que se produce». Sobre esa máxima reflexionó el Jefe de Estado junto a directivos y productores de la Empresa provincial de Tabaco, que lo acompañaron durante su recorrido por la finca estatal «La Lucila», ubicada en el municipio de Pinar del Río.

Tras varios años de pérdidas económicas de la Unidad Básica de Producción Cooperativa que dio origen a esta finca, desde el pasado mes de octubre allí se acomete un amplio proceso de recuperación en diversas áreas para incrementar la producción de alimentos con destino a la población.

Además de las 30,4 hectáreas que dedican a la siembra de tabaco, de donde emanan los principales ingresos, allí se han alistado otras 50,6 hectáreas que tienen como destino fundamental los cultivos varios, sobre todo plátano, teniendo en cuenta la calidad de los suelos para fomentar esta vianda.

Imagen
Foto: Estudios Revolución

Aun cuando permanecen ociosas unas 87 hectáreas de tierra, el Jefe de Estado reconoció el arduo trabajo que han realizado en el desbroce de maleza en poco más de tres meses.

De acuerdo con la explicación ofrecida por Osvaldo Santana Vera, director de la Empresa de tabaco de Pinar del Río, en esta finca se aprovechan las potencialidades de todas las medidas que se han aprobado para impulsar la producción de alimentos. «En ese camino encontramos fortalezas», aseguró.

A pie de surco el Presidente Díaz-Canel intercambió luego con Ridel Ramos Fonseca, un destacado productor tabacalero que en sus tierras siembra, además, cultivos como maíz, frijol, tomate, pimiento y col.

Con él, al igual que lo había hecho en otras áreas de «La Lucila», se interesó por el salario que devengan los trabajadores, la atención a sus principales necesidades y el aprovechamiento que hacen de los recursos en función de tener mejores resultados.

ENCONTRAR EN LA UNIVERSIDAD LAS RESPUESTAS

A la Universidad «Hermanos Saíz Montes de Oca» regresó otra vez el Presidente cubano. En la savia que en estas instituciones nace tiene el Gobierno un elemento esencial para apoyar sus gestiones.

De ahí que en un primer momento de intercambio, con profesores e investigadores de la casa de altos estudios  y dirigentes provinciales, el Jefe de Estado se interesó por conocer sobre la gestión de la institución para impulsar el desarrollo local a partir de la ciencia y la innovación, así como la visión que tiene la academia  sobre la gestión de Gobierno en Pinar del Río para alcanzar el desarrollo de sus territorios de manera particular y de la provincia en general.

Cómo se está implementando el sistema de gestión, qué resultados se vislumbran y cómo se concretan las acciones en los municipios, fueron algunas de las interrogantes del Presidente Díaz-Canel que motivaron el diálogo entre los presentes.

Durante el intercambio, el Jefe de Estado reconoció la estructura y concepción con que han trabajado estos temas en la provincia, «con un enfoque integral, de los más completos de Cuba».

En un segundo momento de su estancia en la casa de altos estudios, el Presidente conversó con una representación de profesores y estudiantes acerca del trabajo de la institución y sus aportes al desarrollo económico y social territorial.

Al Presidente, que desde horas tempranas había estado acompañado en su recorrido por el viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, así como autoridades partidistas y gubernamentales del territorio, se unieron en la Universidad el viceprimer ministro Jorge Luis Perdono Di-Lella y titulares de diferentes carteras.

Elevar la categoría docente y científica del claustro ha sido una de las principales actividades desarrolladas por la Universidad en los dos últimos años, aseguró el rector de la institución, doctor en Ciencias Yorki Mayor Hernández: tienen 281 doctores en Ciencia, más de 620 máster y especialistas y un centenar de profesores titulares.

De especial interés resultó la presentación del Observatorio Tecnológico de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional con más Ciencia de Pinar del Río, que articula las 63 medidas aprobadas para dinamizar la producción de alimentos en el país.

A partir de diferentes productos informativos y servicios de valor agregado, este Observatorio permite una mejor introducción de la ciencia y la innovación en la solución de diversos problemas que existen en el sector agropecuario.

Sobre las muchas vivencias de estos dos años de  enfrentamiento a la epidemia de la COVID-19 y los desafíos que ellas significaron contaron a Díaz-Canel los muchachos. No solo fue limpiar, fregar, traer y llevar la comida, dijo uno de ellos, como psicopedagogos también pudimos aportar y crecernos.

Esta Universidad está a la vanguardia de varias temáticas, reconoció el mandatario, y ese es un hecho que tiene que ver mucho con el compromiso forjado por ustedes, con la manera en que asumen los problemas cotidianos.

Como colofón de la jornada, el Presidente de la República llegó hasta el aula especializada de la Universidad, donde conoció sobre el proyecto de Ciudad Inteligente que allí se desarrolla y encamina sus principales trabajos a la automatización de proyectos urbanos que tributen al ciudadano: viabilizar el transporte público, el suministro de agua, el consumo de electricidad y la introducción del uso de internet para medir parámetros de temperatura, humedad y gases.

Participar, trabajar juntos, escuchar, perfeccionar, acudir a la ciencia, pensar siempre en el pueblo…fueron ideas esenciales que definieron esta jornada de trabajo del Presidente cubano en Pinar del Río. Asumirlas como propias en todos los escenarios es un reto para Cuba en el día a día.