Código de las familias: participar, compartir conocimientos, crear y defender desde los afectos (+ Video)

Xenia Balón de la Cuesta y Fernando Suárez García
PCC
El Partido Comunista de Cuba, apegado a la máxima de que nada le es ajeno, ha acompañado las diferentes fases de creación del Proyecto del Código de las Familias

Como un proceso franco de intercambio con el pueblo, expresión genuina de participación y democracia como elementos distintivos del proyecto social cubano, califica el miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (CCPCC), Jorge Luis Broche Lorenzo, la Consulta Popular del Proyecto de Código de las Familias que se realiza a lo largo de todo el país.

En declaraciones a pcc.cu, Broche Lorenzo resaltó que no se trata de fabricar ni imponer modelos, sino realizar “un ejercicio inclusivo que busca agrupar y darle reconocimiento legal a las diversas realidades relacionadas con el ámbito familiar ya presentes en nuestra sociedad”; de ahí la importancia de que el Partido, junto a las organizaciones políticas y de masas de las comunidades, de los barrios, contribuyan, apoyen para que estén todas las condiciones para el ejercicio de consulta popular, iniciado el pasado 1ro. de febrero y que se extiende hasta el próximo 30 de abril.  

Broche

“Debemos tocar - a mi juicio - dos cuestiones fundamentales:  el Código en cuestión, con sus 11 títulos, el impacto que tiene en la población y, sobre todo, a quiénes involucra. El Partido tiene que concentrarse en apoyar las acciones que permitan que se cumplan los objetivos puntuales de este proceso, que involucra a todos, y en el que predomina el intercambio de conocimiento y la construcción conjunta”, destacó.

Refirió, además, que la organización partidista tiene la responsabilidad de velar por la legalidad del proceso como elemento esencial y movilizar a los actores del sistema político para que el proyecto pueda ser consultado por la población en general, por todas las vías existentes para ello, especialmente en el barrio.

“De esta manera movilizamos ese conocimiento que ha creado la Revolución en su pueblo, que nos permita construir un Código auténticamente cubano, que abrace a las familias, nuestros propios conceptos y las ideas latinoamericanas de avanzada, vinculadas a este campo, que no son nada contradictorias con la propia obra de la Revolución”, valoró.

El también Jefe del Departamento de Atención al Sector Social del CCPCC, recordó que si existe en el mundo un proceso de creación constante, un proyecto social que pone al ser humano, al pueblo, como eje central, ha sido siempre la Revolución cubana, que paulatinamente va dando pasos más firmes a favor de todos y todas a partir de las propias enseñanzas de Fidel, de Raúl, de Vilma y del Primer Secretario del Partido, Miguel Díaz - Canel Bermúdez, continuador de esas ideas.

El Partido Comunista de Cuba, apegado a la máxima de que nada le es ajeno, ha acompañado las diferentes fases de creación del Proyecto del Código de las Familias, un proceso amplio que es parte del propio Cronograma Legislativo que lleva adelante el país, que refuerza nuestra institucionalidad, que perfecciona nuestra legalidad y para ello ha contado con especialistas en las más diversas materias, grupos creativos, profesores universitarios, quienes aportaron sus saberes y experiencias.

Para el dirigente partidista, no debe temerse a las diferencias, pues para eso también es la Consulta: para mostrar expresiones diversas vinculadas a estas temáticas y a la realidad compleja de nuestra sociedad.

“Por eso es vital participar, compartir el conocimiento y crear de conjunto. Esa es nuestra gran valía. El proceso de Consulta Popular busca también – desde el consenso - promover la participación ciudadana y contribuir a la cultura jurídica de la población, pero sobre todo, reforzar los derechos para todas las personas, para todas las familias y defenderlos desde los afectos”, consideró.