Sabado 18 de Noviembre de 2017
Documentos
  Nuestra Historia
 
 
 
Historia del Partido Comunista de Cuba
 
Historia del Logo  

En las asambleas de elección de trabajadores ejemplares, que se realizan en los centros laborales, en las que los trabajadores proponen y eligen a aquellos que según su criterio reúnen las condiciones para ser procesados con vistas a su ingreso al Partido, tenemos una de las experiencias más importantes y valiosas en la lucha por lograr, en las condiciones históricas concretas, un Partido de calidad y estrechamente vinculado a las masas populares que velan por mantener la pureza de sus filas.

Los Estatutos del Partido consagran estos principios de ingreso a sus filas y encarga a las organizaciones de base a realizar los procesos de crecimiento, y adoptar en sus reuniones las decisiones sobre la admisión o no, de los nuevos militantes, con la ratificación del organismo superior correspondiente.

La Constitución de la República de Cuba aprobada en referendo popular el 15 de febrero de 1976, en el que votaron el 98% de los electores y la aprobaron el 97,7, definió el papel del Partido en la sociedad cubana. En el artículo 5 del capítulo I de la Constitución se establece que: "El Partido Comunista de Cuba, martiano y marxista-leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, es la fuerza dirigente superior de la Sociedad y el Estado, que organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia los altos fines de la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista."

El Partido Comunista de Cuba encarna las heroicas tradiciones revolucionarias del pueblo cubano, mantenidas muy en alto por generaciones de luchadores contra el colonialismo español y el neocolonialismo imperialista de los Estados Unidos, y constituye un fiel continuador del Partido Revolucionario Cubano (PRC) que fundó José Martí para la lucha por la independencia nacional, del primer Partido Comunista simbolizado en las vidas de Julio Antonio Mella y Carlos Baliño, y de las organizaciones revolucionarias que protagonizaron la lucha contra la tiranía batistiana.

Este es el antecedente histórico mediato que legitima la existencia de un solo Partido en las condiciones concretas de Cuba, enfrentada desde el inicio de la Revolución a un enemigo mucho más poderoso. Es el Partido que actúa precisamente como garante de la unidad de todos los revolucionarios y patriotas en torno a los principios y a la defensa de esta obra, de la independencia nacional y del derecho a existir como nación, derecho permanentemente cuestionado por la potencia imperialista más poderosa de la historia con su constante política de bloqueo y agresiones de todo tipo. De ahí que en los Estatutos se le califique como Partido de la nación cubana.

En el sistema político cubano que se basa en una democracia con amplia participación popular, el Partido no postula ni promueve candidatos en las elecciones para los órganos de poder popular.

El Partido Comunista de Cuba mantiene una labor sistemática dirigida al desarrollo y consolidación de la ideología de la Revolución Cubana que resume e integra lo específico de nuestro proceso: la fusión del ideario radical y humanista de José Martí y de una tradición singular de lucha liberadora nacional y social con los principios del marxismo y del leninismo y la necesidad histórica del socialismo, que en nuestras condiciones, se revela como única alternativa al subdesarrollo y a la dominación neocolonial.

 
Atrás   Siguiente
 

© Copyright. 1995-2011. Editora Política del CCPCC. Todos los derechos reservados